Cómo vacunar a 50 mil docentes y a los adultos mayores antes de marzo, el principal problema a resolver

Cómo vacunar a 50 mil docentes y a los adultos mayores antes de marzo, el principal problema a resolver

El Gobierno de la provincia puso como prioridad vacunar a los docentes y trabajadores de la educación. Pero no hay precisiones sobre cuándo llegarán las dosis necesarias.

Pablo Icardi

Pablo Icardi

El gobernador Rodolfo Suarez volvió a buscar que se marque un contraste entre lo que pasa en la Provincia y "el resto del país", respecto al impacto de la pandemia. "No pasa en Mendoza lo mismo", aseguraba ayer al ilustrar que no hubo aún un rebrote de casos. Acto seguido, anunció un segundo paso para la campaña de vacunación: los docentes y no docentes pasaron a estar en segundo orden de prioridad y serán vacunados luego de que todos los trabajadores de la salud lo hagan. La intención es dar una garantía antes del inicio de clases presenciales. Las fechas clave son el 10 de febrero y el 1 de marzo. Se trata de los días en que vuelven los alumnos a las escuelas. 

Pero hay un detalle aún no resuelto. Y es que tienen que estar las vacunas. Mendoza necesita garantizar más de 100 mil para iniciar una campaña que incluya a todos los trabajadores de la educación con dos dosis por persona. El Gobernador dijo tener alguna certeza sobre la llegada de los insumos en las próximas semanas, aunque en el Gobierno son precavidos. Luego del anuncio, dijeron que por ahora no hay confirmaciones sobre cuándo llegarán las partidas de otras vacunas. "Sabemos lo que sale en los medios nada más", aclararon. 

Prioridades

Marzo tendrá un horizonte distinto. Este año no será la "vendimia" la bisagra de la gestión política, sino la estrategia para prevenir. 

Por ahora la única confirmada es la Sputnik V. Pero el mes que viene podrían llegar otras. Las mismas escuelas serían los lugares de vacunación, cuestión que garantiza acceso uniforme. Vacunarse no será obligatorio para nadie, pero sí una opción. Hay estudios de UNICEF, la UNESCO y la OMS que indican que las escuelas no son lugares de transmisión importante del coronavirus. El riesgo para los alumnos es bajo por los efectos que tiene la enfermedad en esa franja etaria. Quienes estarían en mayor riesgo son los docentes y celadores.

La intención de la Dirección General de Escuelas debe traspasar también la oposición de los gremios que antes del regreso a las clases piden garantías sanitarias y mejoras edilicias. En el Gobierno aseguran que la inversión se está haciendo pero que los protocolos no exigen grandes obras, sino mejor organización: no volverán todos los alumnos y docentes juntos y habrá que evitar situaciones de hacinamiento. Las dudas surgieron luego de que Suarez confirmara que se inician las clases, pero luego ese hecho fuera relativizado a través de las redes sociales por el mismo gobierno. 

Pero el plan tiene otra etapa aún más compleja. La intención es que en marzo también comience la campaña para vacunar a las personas mayores de 60 años. Allí la logística es más compleja aún porque no hay situaciones tan homogéneas. Justamente es el problema a resolver. Los 18 intendentes de Mendoza son los encargados de armar ese plan; de hallar los lugares de vacunación en cada uno y garantizar el acceso. El PAMI también juega un rol central, pues la mayoría de los adultos mayores están bajo su cobertura y es esa obra social la que tiene la base de datos, junto con la ANSES. Para no complicar el acceso buscan que el proceso sea sencillo;  sin requisitos más que la edad y la voluntad de inmunizarse. 

Para la situación sanitaria es el punto clave. Aunque conseguir inmunidad de rebaño llevará mucho más tiempo, vacunar a las personas mayores de 60 años tendría un impacto positivo fuerte por la baja de la mortalidad. Las personas mayores son quienes menos se contagian, pero a quienes el virus les hace correr peligro su vida. 

Suarez tiene en el manejo de la pandemia su caballo de batalla político y el eje del contraste con la gestión de otras provincias y la Nación. Por eso el anuncio se hizo antes de la llegada del ministro Nicolás Trotta, un funcionario con quien hay tensión discursiva. Cada vez que Trotta habla, en el primer piso de Casa de Gobierno se enojan. 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?