Patricia Bullrich cuestionó a los gremios docentes por las clases

Patricia Bullrich cuestionó a los gremios docentes por las clases

La presidenta del PRO y exministra de Seguridad criticó las polémicas declaraciones de algunos dirigentes sindicales del rubro docente y les pidió que eviten “poner obstrucciones” al proceso de reapertura de las escuelas.

MDZ Política

MDZ Política

La presidenta del PRO y exministra de Seguridad, Patricia Bullrich, criticó las polémicas declaraciones de algunos dirigentes sindicales del rubro docente y les pidió que eviten “poner obstrucciones” al proceso de reapertura de las escuelas.

Una de las más polémicas fue la de la secretaria gremial de CTERA, Alejandra Bonato, quien luego de aseverar que “en la escuela no solo circulan chicos menores de 18 años. También lo hacen los docentes, los auxiliares, los padres”, sostuvo sin rodeos: “Tenemos escuelas con 1000 docentes, por ejemplo la escuela Raggio. El nivel de circulación dentro de una escuela es tan alto que podría compararse a una fiesta clandestina”.

Hay que abrir las escuelas. Las familias y los chicos no pueden más. Es verdad que hay que hacerlo con protocolos: se pueden ampliar los horarios, separar los bancos, utilizar los lugares abiertos por lo menos hasta mayo, poner separadores de plástico como en tantos países, y hacer grupos que vayan menos horas y por turnos. Hay muchas maneras de generar protocolos”, detalló Bulrrich en declaraciones al canal de noticias TN.

Para la exfuncionaria macrista, “lo que ha pasado con los gremios docentes es que han partido del 'no', y para poder abrir las aulas hay que partir del 'si'”. En ese sentido, señaló que desde la oposición “queremos que los alumnos vuelvan a clases y los docentes estén al frente de las aulas; a partir de ese concepto, hay que empezar a buscar las formas adecuadas para tener a los chicos en las aulas”.

Los chicos no han aprendido igual con la computadora o los zoom. Los papás que trabajan no tienen con quién dejar a sus hijos, quienes deben estar estudiando. Y cada año que pierde un niño estudiando, va a tener 20% menos de posibilidades en su adultez”, analizó respecto a las consecuencias del cierre de las clases presenciales en los niños y adolescentes.

Finalmente, Bullrich le pidió “a los sindicatos argentinos, al Presidente de la Nación y al Ministro de Educación que partan de lo positivo. Estamos dispuestos a ayudar. No podemos tener nuevamente gremios que lo único que hacen es poner obstrucciones y no se puede condicionar la vacuna al comienzo de las clases”.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?