La desconfianza de Luis Etchevehere a la reapertura de las exportaciones

La desconfianza de Luis Etchevehere a la reapertura de las exportaciones

El exministro de Agricultura expresó su desconfianza sobre la marcha atrás del Gobierno nacional respecto a la reapertura de las exportaciones de maíz, y señaló que los productores agropecuarios deberán “prestar atención” a “la letra chica” de la nueva medida, que viene “bastante envenenada”.

MDZ Política

MDZ Política

El exministro de Agricultura, Luis Miguel Etchevehere, expresó su desconfianza sobre la marcha atrás del Gobierno nacional respecto a la reapertura de las exportaciones de maíz, y señaló que más allá del “papelón”, los productores agropecuarios deberán “prestar atención” a “la letra chica” de la nueva medida, que viene “bastante envenenada”.

Este gobierno nos tiene acostumbrados a las sorpresas, decir una cosa y hacer otra. Lo que ha trascendido no son buenas noticias del todo, porque se habla que en vez de haber un cupo fijo habría un monitoreo de las exportaciones para desacoplar el precio local del internacional, a la vez que habrían pactado exportaciones por 2,5 millones de toneladas cuando hay una existencia de 10 millones de toneladas, lo que limita el comercio”, explicó Etchevehere en el programa Palabra de Leuco, del canal TN.

A su vez, advirtió que deben tener “ojo con la letra chica: por lo que sabemos, la cuestión viene bastante envenenada”.

Aunque aclaró que prefería esperar una comunicación oficial para opinar sobre la eficacia de la reapertura, Etchevehere lo calificó de “un nuevo papelón del Gobierno” que “denota una gran improvisación hecha por funcionarios cuyos cargos les quedan grandes, que creen que con cantitos, estudiantinas o haciendo la “V” con los dedos, se gobierna”. 

“Ya llevan un año y permanentemente toman decisiones que las cambian a los dos días. Así no hay país ni sociedad que aguante, hacen llegar al hartazgo a cualquiera”, resaltó.

En ese sentido, el exfuncionario y extitular de la Sociedad Rural consideró que “en la campaña electoral, el presidente (Alberto Fernández) le pidió apoyo a los diferentes referentes internos de la fuerza oficialista a cambio de algo: a algunos les dio ministerios y a otros secretarías, empresas u organismos, pero no estaban preparados para asumir. Posiblemente fueron útiles para la campaña electoral, pero a la hora de gestionar no tienen conocimientos y se les nota la impotencia, no saben para dónde van”.

“A un año de estar en el poder, queda perfectamente claro que no hay un plan, sino tirar cosas y a ver qué rebota”, indicó.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?