Ramón y Vadillo, las caras de un partido que va a remate

Ramón y Vadillo, las caras de un partido que va a remate

Mientras el diputado nacional se acerca al PJ, su ex aliado se prepara para armar un frente provincial que tome distancia de la grieta. Qué harán los concejales y los diputados y senadores que quedaron sueltos en la Legislatura provincial.

Juan Carlos Albornoz

Juan Carlos Albornoz

La ruptura entre José Luis Ramón y Mario Vadillo convierte a Protectora en un partido político que, a pesar de ser muy joven, va a remate.

Ramón es el dueño del sello y sus ex aliados van a tener que armar otro partido, pero la diáspora puede perjudicarlos a todos: dividirán afiliados y eso podría complicarles el objetivo de conseguir avales (4.000 de mínima hacen falta) para seguir presentándose a elecciones.

Vadillo y quienes lo acompañen pasarán a llamarse "Línea Fundadora", porque no podrán usar más el nombre "Protectora". El primero que se anota junto al diputado provincial es el senador Marcelo Romano, quien este lunes formalizó su despedida "irreversible" de la tropa de Ramón.

Los planes de esta dupla es comenzar ahora mismo el armado de un frente con una causa "puramente mendocina" que tome distancia de los dos bandos de la grieta nacional. 

"No están llamando de muchos partidos chicos, vamos a ser el portavión de un frente común", se entusiasma Romano. El legislador dice que hay un amplio electorado "huérfano de representación" y remite a la pelea contra la reforma de la ley 7722 de diciembre del año pasado para demostrarlo.

Los que se separan de Ramón ahora suponen que su acercamiento al oficialismo nacional le va a jugar en contra en Mendoza, dado que al kirchnerismo no le va bien en las encuestas acá. Por eso, entre otras razones, se han bajado de su barco.

Sin embargo, en Protectora nunca hubo una discusión formal sobre el rol que debía jugar Ramón en el Congreso Nacional. Más bien, había una especie de "guerra fría" entre Ramón y Vadillo que de repente explotó y rompió todo.

Entre los "bienes" que van a remate en Protectora están los concejales departamentales. Son seis en total. Vadillo y Romano dicen que tienen, por lo menos, cuatro de su lado. Y que van a ir por más.

En la Legislatura provincial, a Ramón le queda un solo aliado: el diputado Pablo Cairo, quien preside el partido que se creó.

Los "sueltos" que han quedado en la Legislatura son varios. Todos entraron gracias al boom Ramón-Vadillo en las elecciones de 2017: el pastor Héctor Bonarrico, que se peleó con Ramón apenas asumió como senador; y el senador Daniel Galdeano y el diputado Eduardo Martínez Guerra, hombres del Partido Intransigente.

Galdeano y Martínez Guerra les prestaron el sello a Ramón y Vadillo para participar en aquellas elecciones de 2017 y, tras el triunfo, se lo cobraron: la plata que se recibió por los votos quedó en el PI, a pesar del enojo de Ramón.

Por supuesto que los legisladores del PI no tardaron en pelearse con Ramón. Son a los primeros que tentarán Vadillo y Romano para que suban a un nuevo armado electoral. A todos, incluido Ramón, se les termina el mandato el año que viene y tienen que pensar cómo seguirán en política.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?