Mendotran: podrían devolver los micros nuevos por falta de uso

Mendotran: podrían devolver los micros nuevos por falta de uso

Son las unidades 0 km que los empresarios compraron el año pasado para la nueva concesión. Como bajaron al 60 por ciento las frecuencias por la pandemia, muchas de ellas están guardadas en playas. El Gobierno sugiere mantenerlas para cuando deban renovar otra tanda del parque móvil.

Juan Carlos Albornoz

Juan Carlos Albornoz

En el área metropolitana hay más de una playa como la de la foto, repletas de colectivos casi nuevos que no pueden andar por la reducción de frecuencias que forzó la pandemia.

Más de 250 micros 0 km adquirieron las empresas desde comienzos de 2019, a un valor de 7 millones de pesos cada uno, para poder entrar al sistema Mendotran, el cual requería, entre otras condiciones, que el parque móvil tuviera una antigüedad inferior a los cinco años. 

Pero la demanda bajó al mínimo y ahora muchas de esas unidades nuevas llevan meses estacionadas a la intemperie, porque los recorridos se redujeron sensiblemente a partir de marzo, debido a la cuarentena.

Es lo que se ve por ejemplo en el control de Paso y Acceso Sur, donde hay decenas de micros de las empresas El Cacique y El Plumerillo dorándose al sol primaveral, "Es capital parado desde hace meses que se está dañando", es el lamento que surge de Autam, la cámara que agrupa a los dueños de los colectivos.

No hay un conteo oficial de los micros detenidos por la pandemia. "Es variable la cantidad de micros parados, depende de la hora y del día. También de cada empresa, ellos tienen que tener colectivos de repuesto", minimiza el secretario de Servicios Públicos, Natalio Mema.

Pero tanto los funcionarios como los empresarios del transporte comparten una intriga sobre el futuro. Nadie sabe cuándo se podrán aumentar las frecuencias de colectivos en Mendoza para poner en marcha los micros que quedaron en desuso

En este escenario incierto, dicen que algunos privados evalúan devolver los colectivos que compraron a las fábricas. El Gobierno desalienta esa opción: "Tenemos el parque automotor más moderno del país después de CABA y el año que viene muchos vehículos probablemente quedarán fuera de circulación porque no les dará la antigüedad", apunta Mema.

El funcionario indicó que se están cumpliendo el 62 por ciento de las frecuencias que había hasta marzo y en esto incide mucho que las escuelas siguen cerradas. El uso del colectivo se ha reducido mucho en Mendoza por la transmisión del virus y además es regla un factor de ocupación máxima de los micros: pueden llevar 10 pasajeros parados como máximo cada uno.

Se están realizando apenas el 31,5 por ciento de las "transacciones" (viajes) que se hacían en marzo. Pero aunque la recaudación cayó, entre las empresas y el Gobierno no hay conflictos en este momento. Básicamente, porque no se ha cortado el alto nivel de subsidios del Estado provincial, que todavía permite pagar los salarios de los choferes que tienen trabajo y de todos los que (como los micros de las playas) están parados por la pandemia.

Mema señala que el Gobierno provincial invierte 800 millones de pesos por mes en el transporte. La Nación también envía dinero: 180 millones mensuales. Pero hace poco hubo un "bache" que duró tres meses, entre junio y la semana pasada, ya que debía aprobarse una ampliación presupuestaria a nivel nacional. Durante este tiempo, la parte que pagaba la Nación salió de las arcas provinciales.

El boleto aporta cerca del 10 por ciento del total de los gastos, que superan los 1000 millones de pesos por mes. La tarifa congelada que rige fue establecida a comienzos de 2019, con un cálculo de gastos realizado a fines de 2018. 

El panorama en Mendoza es complejo, pero las comparaciones con otras provincias brindan un alivio. "El transporte está incendiado en todo el país, menos en el AMBA", señalan desde Autam.

El Gobierno agrega que la tranquilidad en Buenos Aires se debe a las "transferencias discrecionales" de la Nación que lo sostienen. Las provincias no reciben todo ese dinero y en muchas hay fuertes conflictos, porque los choferes no cobran los sueldos.

El balance en Mendoza es diferente: se mantuvo el servicio a pesar de todo y el transporte no elevó los contagios de Covid-19. Por ahora alcanza, aunque nadie sabe qué pasará cuando llegue la "nueva normalidad".

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?