Inviable: la lucha antigranizo tiene 4 aviones y 25 pilotos

Inviable: la lucha antigranizo tiene 4 aviones y 25 pilotos

La empresa estatal Aemsa fue creada hace dos años con el objetivo de darle uso a los aviones durante los seis meses del año en los que no hay tormentas. La experiencia fracasó y hoy piensan en cambios. Hace meses que no le pagan a los pilotos, que están en pie de guerra.

Mariano Bustos

Mariano Bustos

Si bien este miércoles desde el Ministerio de Economía informaron que llegaron a un acuerdo con parte de los trabajadores, el foco de conflicto en Aemsa sigue abierto. Desde la cartera estatal reconocen que en las condiciones actuales y con las exigencias del sindicato Apla, la continuidad de la empresa estatal creada hace dos años es "cuasi inviable". En concreto, cuenta con cuatro aviones en condiciones de volar y 25 pilotos cuyos sueldos  van de los 130 a más de 200 mil pesos.

La empresa Aeronáutica de Mendoza Sociedad Anónima (AEMSA) fue creada con el objetivo de darle uso a los aviones de la lucha antigranizo entre los meses de abril y septiembre, durante los cuales no se registran tormentas graniceras. La intención era que pudiera prestar servicios turísticos, vuelos sanitarios y ejecutivos, para poder costear parte del costo que implica la lucha antigranizo.

Sin embargo, desde el Ministerio de Economía reconocen que la misión no fue cumplida y ahora evalúan el desarrollo de un un nuevo plan de negocios para lo cual reconocen que será necesario "revisar las pautas del convenio colectivo de trabajo porque sino la discusión es inviable".

Así lo manifestó en el programa Sonría lo estamos filmando el jefe de Gabinete del Ministerio de Economía, Facundo Biffi. En concreto, se refirió a la exigencia del gremio de contar con más de seis pilotos por avión con salarios que le significan a Aemsa un gasto de 130 mil a más de 200 mil pesos por cada uno de ellos.

Desde el gremio que nuclea a los pilotos, la Asociación de Pilotos de Líneas Aéreas (APLA) están en pie de guerra por la falta de pago a los trabajadores, los cuales percibieron la mitad del salario de junio y desde entonces no han cobrado.

La disputa va más allá de lo económico y del gobierno de Mendoza reconocen que la empresa está en deuda con sus empleados y sostienen que ya han enviado los fondos para que lleguen a un acuerdo. Pero el trasfondo de la negociación, más allá de los sueldos atrasados, es el nuevo plan de negocios que se quiere para Aemsa y la flexibilización que le están pidiendo al gremio.

"Estamos preocupados. No entendemos la postura del gobierno que no garantiza la lucha antigranizo y dice que dispone de un sistema de seguro para asegurar el daño que puedan sufrir los productores. Primero que los productores siempre perciben menos que lo que hubiesen percibido con la producción y además si no hay cosecha se pierden trabajos", expresó por su parte Juan Pablo Mazzieri, secretario de prensa de APLA.

Sobre ese punto también han puesto énfasis legisladores de la oposición que manifiestan que no debe abandonarse la lucha antigranizo. "El sistema de Lucha Antigranizo es integrado. No se trata de Defensa Activa (aviones) o Defensa Pasiva (seguro agrícola) sino de ambas, ya que son interdependientes, porque el seguro no cubre si los aviones no protegen", expresó el diputado del Frente de Todos Germán Gómez.

Además, el referente de APLA se quejó de que el Ejecutivo no blanquea que su decisión es achicar la empresa y echar trabajadores y que en parte Aemsa es culpable de su propio fracaso. "Para el plan de la mosca del mediterráneo contratan los aviones de una empresa privada en lugar de usar los de Aemsa", aseguró Mazzieri.

Desde el Ministerio de Economía reconocen esa situación y aseguran que Aemsa no se creó para quitar empleos del sector privado sino para competir en otros servicios como vuelos sanitarios, turísticos y ejecutivos. Biffi admitió que eso no funcionó y que ese es uno de los motivos por los que trabajan en un nuevo plan de negocios.

Pero al mismo tiempo dejó claro que en estos momentos complejos es importante revisar la eficiencia del gasto y determinar si es conveniente invertir de 200 a 300 millones de pesos anuales en el plan de lucha antigranizo o reforzar otros programas como el seguro agrícola o los subsidios a la tela antigranizo.

"Estamos buscando la sustentabilidad y razonabilidad de la cosa. Si la eficiencia del servicio es razonable con lo que estamos dispuestos a pagar, continuará. Pero tiene que ser sustentable", afirmó Biffi.

De todas formas señaló que este año está garantizada la lucha antigranizo y que Aemsa trabaja para llegar a un acuerdo con los trabajadores. "Debía empezar el 15 de septiembre pero hubo años en los que comenzó en octubre o incluso en noviembre. Trataremos de hacer todo para poder comenzar el 1 de octubre", concluyó.

Un paso adelante

En ese sentido, destacó que el primer paso es llegar a un acuerdo con los trabajadores mecánicos para que puedan ir poniendo a punto los aviones para volar. Ese acuerdo se consiguió finalmente este miércoles ya que Asociación Personal Técnico Aeronáutico aceptó la propuesta de Aemsa.

En concreto, la empresa se comprometió a pagar entre este mes y noviembre el SAC (que cobran con retraso todos los agentes estatales en contexto de pandemia) y lo adeudado en concepto de una parte de los salarios, ya que el resto se pagó con normalidad.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?