"Tugo", por qué esta palabra es furor en las redes y demuestra que la grieta sigue abierta

"Tugo", por qué esta palabra es furor en las redes y demuestra que la grieta sigue abierta

Las discusiones políticas en Twitter terminan cada vez más seguido cuando alguien esboza ese vocablo. De dónde viene y qué significa.

Francisco Pérez Osán

Francisco Pérez Osán

"¡Es tugo!". La frase, indescifrable por sí misma, se ve cada día más en Twitter, específicamente en respuestas a mensajes que hacen referencia a algunas de las medidas menos populares del Gobierno de Alberto Fernández. Pero tiene otra particularidad: sólo se la dicen a personas alineadas al kirchnerismo, o que no son abiertamente críticas a este movimiento.

Para quien no haya podido deducir su significado, "tugo" es una contracción de "tu gobierno". Por lo general es utilizada por los usuarios de la red social del pajarito más ligados al macrismo, aunque con la caída de la imagen del presidente Fernández es cada vez más común en cualquier ámbito.

Se utiliza para atacar a quienes apoyaron abiertamente al nuevo Gobierno, o a quienes no se mostraron lo suficiente como opositores. La circunstancia es siempre igual, una de estas personas se queja de alguna de las medidas del Gobierno de Alberto Fernández, e inmediatamente le comienzan a caer las respuestas.

A veces es sólo la palabra, pero generalmente viene acompañada de imágenes o videos, ya sean sencillos o extremadamente elaborados.

Uno de los ejemplos más cabales del uso de este nuevo vocablo ocurrió cuando la periodista Estefanía Pozzo se quejó de la gran tajada que se dejaba el Estado después de intentar cobrar una nota realizada para un medio extranjero y que le pagaron en dólares.

Sus respuestas se vieron inundadas de memes de "tugo", que la obligaron a bloquear a usuarios de manera masiva. Esto demuestra que, a pesar de lo "divertida" que puede resultar esta ocurrencia, demuestra un trasfondo más profundo.

La "grieta" que tanto preocupó a los argentinos, y que el presidente prometió cerrar, sigue más latente que nunca. La bronca que la oposición actual siente se está traduciendo en estos pequeños ataques en apariencia inocuos, pero ciertamente mal direccionados, ya que los votantes en el fondo no son culpables de las medidas que toma el gobierno, por lo menos no de manera directa.

Claro está que la clase política tampoco hace lo más mínimo por intentar cerrar esa división que se generó hace años, especialmente cuando en una situación de crisis económica salvaje no da el más mínimo indicio de intentar bajar el costo de su actividad, empezando por sus sueldos.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?