El torniquete de Alberto: ayuda a cuentagotas y demora en la refinanciación de deudas

El torniquete de Alberto: ayuda a cuentagotas y demora en la refinanciación de deudas

La Nación tiene tres vías de ayuda a las provincias: aportes no reintegrables, créditos y refinanciación. Pero las aplica de manera discrecional. Apareció otro "acuerdo de palabra" para refinanciar la deuda con el Nación, pero hubo otro descuento inesperado.

Pablo Icardi

Pablo Icardi

En política funciona. No hay nada mejor que crear un problema para inventar la solución. Y así repetidas veces. La Nación aplica esa fórmula con Mendoza. Potencia una dificultad, en este caso la financiera, para prometer una solución. Desde principio de año la Provincia busca renegociar una deuda con el Banco Nación. Hay un supuesto acuerdo de palabra que nunca se terminó de cumplir. Mientras, se ejecutan los descuentos. De hecho ayer hubo un compromiso entre el ministro del Interior Wado de Pedro y el gobernador Rodolfo Suarez, pero el mismo día ejecutaron un nuevo descuento. Ahora desde Casa Rosada prometen la solución: otro crédito del fondo de ayuda a las provincias para sanear el recorte a la coparticipación.

El problema de las cuentas afecta a todo el país y la Nación tiene la llave de la solución porque es quien tiene la herramienta de la emisión. Las tres vías de ayuda que se abrieron para las provincias son los ATN, que no son reintegrables, créditos del Fondo Fiduciario de Desarrollo Provincial y una asistencia indirecta a través de la refinanciación de deudas con la ANSES y bancos públicos.

En la nueva charla entre Suarez y De Pedro de ayer avanzaron en ratificar lo que el Gobernador había acordado con el presidente Alberto Fernández para refinanciar la deuda del Nación y emparchar el último descuento. Es una especie de "torniquete" para que las finanzas de Mendoza no se desangren. Pero no una solución de fondo. En el Gobierno sacan cuentas comparativas en cuanto a la transferencia de fondos discrecionales y, aseguran, Mendoza sigue en la cola de esa lista. "Recibimos menos de 1000 pesos por habitante", aseguran. 

Interferencias

El diálogo entre ambos gobiernos es árido y tiene interferencias. Por los intereses cruzados y también por los lobbys políticos. Tanto,q que no hay confianza ciega. "El acuerdo no está firmado y hasta que no esté firmado no se puede garantizar que esté", explican los más realistas. Aunque parezca un tema netamente burocrático, de ello depende parte de la solidez del Estado mendocino porque significaría liberar recursos para invertir ahora. 

Fernández y Suarez tienen tensión personal por las diferencias de criterio en la política llevada adelante para enfrentar la pandemia. Pero el Gobernador ha tratado de hacer equilibrio para no excederse en los cuestionamientos y mantener algún canal de diálogo que no bloquee del todo la posibilidad de ayuda financiera. Hasta ahora los resultados no fueron favorables: de los 5 mil millones de pesos prometidos vía créditos, llegaron menos de 2 mil y Mendoza está entre los distritos que menos ATN ha recibido. 

Incluso ahora que en Mendoza se cumplen una de las máximas establecidas para habilitar más recursos, se retacean. Cuando se lanzaron las líneas de asistencia a las provincias, uno de los criterios que se mencionó es el impacto de la pandemia. Mendoza ahora está en la fase aguda de la crisis sanitaria. 

Esta semana volverá a producirse el ritual político de la pandemia. Alberto Fernández analizará los datos, luego consultará a los gobernadores en una ronda y decidirá con su mesa chica que ahora más que nunca excluye a opositores. En los últimos encuentros hubo tensión particular por la situación de Mendoza; tensión que se mantiene. 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?