Una semana de "aguante": Suarez resiste la presión y mantiene a Mendoza abierta

Una semana de "aguante": Suarez resiste la presión y mantiene a Mendoza abierta

Esta semana deben decidir cómo sigue la estrategia para enfrentar la pandemia. El Gobierno busca mantener abiertas las actividades, mientras espera los resultados de las "restricciones laxas" impuestas hace dos semanas.

MDZ Política

MDZ Política

Dentro de una semana vencen las disposiciones de la nueva etapa del distanciamiento social y Mendoza "resiste" mientras los casos de covid-19 crecen. El gobernador Rodolfo Suarez mantiene su idea de no cerrar actividades económicas mientras la presión desde el sistema de Salud, la Nación crecen.

Mendoza es la provincia que más actividades habilitadas tiene en el marco de los distritos donde hay circulación comunitaria y desde Casa Rosada toman a la provincia como "contraejemplo". De hecho ayer advirtieron que junto con Santa Fe es uno de los distritos donde hay alerta por el crecimiento de casos. Detrás está la pelea política que mantienen Suarez y Alberto Fernández por los enfoques sobre cómo atacar la pandemia. 

"Hay que aguantar", es la máxima que siguen en el gobierno. Suarez sigue de cerca los números, pero no solo lo referido a la cantidad, sino a quiénes afecta. La curva de contagios sigue focalizada en las personas más jóvenes y el de fallecidos y enfermos agudos entre los adultos mayores. En el medio admiten que puede haber un subregistro de casos por la demora en los testeos. 

En el sistema de salud crece la tensión y comenzaron los problemas internos. El Gobierno busca descomprimir una situación que, creen, podría afectar a todos. Hay efectores privados que buscan restringir la atención general para abordar solo a sus afiliados o socios. Eso se genera porque la atención de personas con covid-19 ha acaparado casi la totalidad de la capacidad de respuesta del sistema. 

Mendoza tiene 14.954 casos diagnosticados. Los contagios se aceleraron desde julio y agosto. Pero septiembre es el mes clave, pues es el mes con mayor cantidad de contagios. En el Gobierno se esperanzan en que sea el pico de casos. Es decir, que la cantidad de casos se "amesete" y deje de crecer, para generar menos tensión en el sistema de salud. Suarez espera los datos de esta semana para saber si las restricciones impuestas para bajar la circulación tuvieron algún impacto en la situación sanitaria. Es que toman como período de ventana para ver la efectividad de la medida al menos 14 días, plazo que se cumple el miércoles. 

Hasta el viernes el factor "R", es decir la contagiosidad, estaba en 1,83. El ideal es que esté debajo de 1. Los especialistas trazan tres posibles escenarios sobre la tensión sobre el sistema de salud. Por ahora Mendoza está en la curva de una presión "moderada". 

Justamente con esos datos deberán comenzar a decidir cómo seguirá la política de distanciamiento desde el 21 de septiembre.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?