La historia del juez que se "autoindemnizó" y que irá a juicio en septiembre

La historia del juez que se "autoindemnizó" y que irá a juicio en septiembre

Antonio Sánchez Rey sufrió un accidente en la playa de estacionamiento del Poder Judicial. En un trámite exprés, intentó que la misma Cámara Laboral que él integra le homologara un acuerdo millonario con la ART. Sus colegas denunciaron presiones y amenazas.

MDZ Política

MDZ Política

El Jury de Enjuiciamiento resolvió, por unanimidad, darle inicio en septiembre al juicio político contra el juez Antonio Sánchez Rey, quien en mayo del año 2017 sufrió un accidente en la playa de estacionamiento del Poder Judicial y está acusado de presionar a sus compañeros de la Quinta Cámara del Trabajo para que homologaran el convenio con la ART para recibir una indemnización de 4.5 millones de pesos. La comisión médica de la Superintendencia de Riesgos del Trabajo solo había aprobado algo más de un millón de pesos y los jueces Viviana Gil y Jorge Consolini afirman haber recibido "aprietes" de Sánchez Rey para que homologaran un acuerdo cuatro veces superior.

Luego de apretarse el brazo con el portón eléctrico de la playa de estacionamiento del Poder Judicial, llegó a un acuerdo sospechoso con la ART y quiso forzar a dos colegas para que la misma cámara que el integra homologara el convenio por $4,5 millones. 

Todo ello decantó en un pedido de jury contra el magistrado. Sobre todo porque sus  compañeros en la Quinta Cámara del Trabajo,  Viviana Gil y Jorge Consolini afirman haber recibido "aprietes" de Sánchez Rey para que homologaran el acuerdo y no se excusaran de intervenir en la causa. Por todo ello la Unidad Especial para la Prevención del Fraude en las Relaciones Laborales y los Recursos de la Seguridad Social del Ministerio de Trabajo de la Nación, realizó el pedido de jury y denunció penalmente a los firmantes. 

Lo cuestionable del hecho es que el acuerdo iba a ser homologado por la misma Cámara que integra Sanchez Rey. Pese a que existían evidentes causales de para que dieran un paso al costado y se excusaran de intervenir, recién lo hicieron cuando MDZ reveló  que la misma cámara que integra Sánchez Rey era la que iba a aprobar su acuerdo millonario. 

"El señor Sánchez Rey se dirigió a mi despacho y me manifestó que yo era un cagón que si ante estas situaciones actuaba de forma temerosa nunca iba a llegar a ser juez", señaló ante la justicia el conjuez Consolini denunciando aprietes para que no se excusara de intervenir.  Por su parte, Viviana Gil expresó que Sánchez Rey le dijo que si se excusaban de resolver y remitían el expediente a la Sexta Cámara del Trabajo, "yo iba a ser objeto de un jury y el doctor Consolini nunca iba a ser juez".

Mientras tanto, los términos del convenio por $4,5 millones fueron observados por la Unidad Especial para la Prevención del Fraude en las Relaciones Laborales y los Recursos de la Seguridad Social del Ministerio de Trabajo de la Nación. A raíz de lo observado, esta unidad pidió el jury de Sánchez Rey y denunció penalmente a los firmantes, a raíz de lo cual la justicia ordenó allanamientos en los estudios de los abogados. Entre los investigados aparece el abogado de Sánchez Rey, su hijo Diego Sánchez Azcona.

Sánchez Rey ha sido denunciado por mal desempeño y desorden de conducta ante el Jury de Enjuciamiento que ayer resolvió poner fecha para que el 10 de septiembre se realice el juicio político contra el magistrado. El juez lleva un año suspendido y desde entonces cobra la mitad de su salario a la espera de ser juzgado.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?