Trotta no quiere que las clases vuelvan a la Ciudad de Buenos Aires

Trotta no quiere que las clases vuelvan a la Ciudad de Buenos Aires

La tensa disputa entre el gobierno nacional y la Ciudad de Buenos Aires sumó un nuevo capítulo. El ministro de Educación de la Nación, Nicolás Trotta, descartó tajantemente avalar al Ejecutivo porteño en su intención de reanudar las clases presenciales a partir de la próxima semana.

Redacción MDZ

Redacción MDZ

La tensa disputa entre el gobierno nacional y la Ciudad de Buenos Aires sumó un nuevo capítulo. El ministro de Educación de la Nación, Nicolás Trotta, descartó tajantemente avalar al Ejecutivo porteño en su intención de reanudar las clases presenciales a partir de la próxima semana, pese a que había un acuerdo de palabra para que ello ocurra. "No vamos a acompañar el protocolo porque no queremos comprometer a nuestros alumnos ni docentes en lo que debe ser volver a las escuelas", sostuvo.

Durante un encuentro virtual por Webex Meetings con periodistas, citado por Clarín, Trotta se mostró en contra del retorno a las aulas en la capital nacional: "Somos promotores del regreso, pero si la realidad epidemiológica nos permite. No aceptamos el protocolo de la Ciudad por la situación de ASPO, por lo que implica un enorme riesgo el regreso a las escuelas en las condiciones en las que lo están planteando".

En ese sentido, rechazó el protocolo sanitario enviado por el gobierno porteño y aseguró que se incumplen la mayoría de los puntos: "La presentación es incompleta y no aplica los lineamientos pedagógicos apropiados. De los 33 requerimientos del protocolo federal, el porteño cumple 10 y 15 están en falta, fundamentalmente en lo referente a la situación epidemiológica. La escuela debe ir a los chicos y no los chicos a la escuela a exponerse a contagios".

"Si fuese una propuesta para los niños con mayores nivel de vulnerabilidad -que no es sólo el problema de conectividad- es una cosa, pero la Ciudad habla de 'niños que no han tenido contacto con la escuela", dijo el ministro, en el sentido de falta de especificación de la propuesta. "Es una incongruencia. Son aspectos que no están claros, especificados".

Trotta señaló que "le pedimos a nuestro equipo que genere recomendaciones para los chicos de la Ciudad en los que no se ha generado el vínculo con la escuela" y en todo momento en su exposición el ministro habló de la necesidad de "articulación" de las decisiones en el AMBA, junto con el gobierno de la provincia de Buenos Aires, y que muchos alumnos y docentes cursan o trabajan en una jurisdicción y viven en otra.

En el caso del ámbito bonaerense, aseguró que están "dando pasos con enorme responsabilidad", porque desde el AMBA se desperdigó el virus hacia el interior de Buenos Aires. "Nadie tiene una bola de cristal para saber qué va a pasar en las próximas semanas", cerró ante la consulta de cuándo el gobierno de Rodríguez Larreta podría volver a presentar una propuesta para que los estudiantes vuelvan a los pupitres.

Este rechazo se da pese a un acuerdo previo entre Nación y Ciudad que había sido revelado por el jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta: "Ya acordamos con el ministro Trotta la posibilidad de abrir algunas escuelas para que todos los chicos que hayan tenido algún problema de conectividad en sus casas puedan acceder a una computadora y a Internet. Siempre con turno previo y con protocolos", había dicho el jefe de Gobierno porteño al anunciar el regreso a clases, el 14 de agosto. 

En tanto, autoridades del gobierno porteño indicaron que aún no fueron notificados formalmente del rechazo a su pedido, pero anticiparon que sin el aval de Nación no podrían abrir las escuelas el lunes, como era la intención de la administración Rodríguez Larreta, que la semana pasada presentó ante Trotta su propuesta de pro­to­co­lo de fun­cio­na­mien­to de es­tas au­las llamadas "espacios digitales".

"Lo habían charlado personalmente Soledad (Acuña) y Trotta, por lo que fue anunciado por Horacio. Lo del protocolo era una formalidad", aseguró a Clarín una alta fuente de la Ciudad, notoriamente enojada con la decisión. En ese sentido, también rechazaron los argumentos del ministro nacional: "Nunca hubo problemas de acuerdo técnico entre los equipos de salud, con quienes lo elaboramos. Una legisladora kirchnerista ya nos había avisado que harían todo lo posible para que no se apruebe. Y hasta el juez (Roberto) Gallardo -un conocido juez de militancia anti-macrista- presionó en ese sentido".

La presión sobre el ministro de Educación de la Nación y su alineamiento político en el conflicto quedó en parte claro en un audio que trascendió en estas horas: una reunión por Zoom que la "Multisectorial por la Educación Pública" (una organización opositora al Gobierno porteño que reúne a docentes del gremio UTE-Ctera, cooperadoras y centros de estudiantes) le pidió a Trotta una estrategia conjunta en contra del Gobierno de la Ciudad. "Acá no gestiona Trotta, gestiona el gremio. Y el gremio ya avisó que no quiere volver a clases mientras haya aislamiento. También la realidad es que muchos docentes tienen miedo y están alineados con el gremio. No hay tanta diferencia entre la conducción y las bases", aseguró otro ministro porteño.

En el Gobierno porteño ven un quiebre dentro de una relación que ya se había tensionado, pero que, a grosso modo, había logrado encapsular lo relativo a la pandemia y la cuarentena. Más allá de las diferencias, todos los anuncios que se fueron haciendo desde la Ciudad tenían consenso con el Presidente y el gobernador bonaerense, Axel Kicillof. En varias ocasiones, Larreta propuso aperturas que no pasaron el filtro de Nación y las postergó.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?