Pandemia y crisis: radiografía del transporte público en Mendoza

Pandemia y crisis: radiografía del transporte público en Mendoza

La provincia posee una de las plazas más importantes en cuanto a las líneas de transporte urbano. En el período de pandemia el servicio se vio resentido. ¿Cómo es la situación de los empleados en algunas líneas?

Nimsi Franciscangeli

Nimsi Franciscangeli

Actualmente el servicio de transporte de la provincia es uno de los centros urbanos que ha tenido todos los servicios activos en el marco de la pandemia por Covid-19. Está funcionando aproximadamente con un 65% de frecuencia en la calle si se lo compara con marzo de este año.

Hay un 35% que no circula. Esto, lógicamente, genera una reducción del personal y por ende una baja establecida en algunos salarios. 

Si se la compara a Mendoza con la situación del servicio de Córdoba o Rosario, no ha tenido días de paro o suspensión de la actividad. La provincia ha brindado los servicios y los salarios se han abonado debido a los subsidios provinciales y en parte nacionales. Al respecto, empresarios locales manifestaron que "el dinero que se abona por kilómetro recibido ha sido un alivio, porque kilómetro que se hace, se paga y con eso se han hecho efectivo los salarios de los empleados". 

¿Qué sucede puertas adentro de las empresas de transporte público? 

Integrantes de las distintas líneas de transporte detallaron que a los empleados se los está haciendo trabajar en tandas y tienen la opción aquellos que no quieran hacer los recorridos de cumplir horario dentro del taller (desinfección). Se trabaja lo justo y necesario. Los choferes de riesgo tienen licencias especiales y entre ellas están las licencias de vacaciones que algunos conductores ya tienen tomadas hasta las del 2022 incluso. 

Las rotaciones de los conductores varía según la empresa o línea donde se desempeña. En algunos trabajan 15 por 15, sin embargo, los choferes reconocieron que es agotador estar dos semanas seguidas arriba de la unidad, ya que hay turnos de 8 horas, pero otros de casi 11. 

Para muchos profesionales del volante, la reducción salarial, producto de la baja frecuencia que existe actualmente, ha sido de gran magnitud. Los conductores llamados "jornaleros" que tienen más de dos años de antigüedad trabajan en el turno nocturno y no están encuadrados dentro del contrato laboral. Ellos están cobrando la mitad de su salario, cerca de $24 mil. 

Los choferes que cumplen con sus servicios en algunas empresas se le redujo la carga de 12 horas, eso representa $7 mil menos a la hora de cobrar el sueldo, mientras que aquellos empleados que están en "cuarentena" les sacan un ítem llamado refrigerio más la reducción de carga horaria (12 horas), esto hace un descuento de $12 mil mensuales. 

Vacaciones a cuenta hasta el 2022

Los choferes de colectivo están dentro del convenio colectivo de trabajo 72/89 del Sindicato del Personal de Micros y Ómnibus de Mendoza (Sipemon), las vacaciones del convenio se ajustan a lo que dice la Ley de Contrato de Trabajo: no se pueden acumular vacaciones, ni se pueden dar vacaciones futuras. 

La abogada laboralista Solange Villareal, en diálogo con MDZ, detalló: "La ley de contrato de trabajo prioriza el descanso del trabajador, no se pueden dar vacaciones futuras si no sabemos cuál será su situación en el 2021"

Según el relevamiento realizado a algunas empresas de transporte urbano, sus empleados ya tienen a cuenta las vacaciones del 2022. Para la profesional Villareal, esto no está permitido y argumentó: "Se está condicionando al trabajador a tomarse una vacaciones futuras donde está prohibido. Y el descanso protegido está avalado no solo por la Ley de Contrato de Trabajo, sino también por el 14 bis de la Constitución Nacional". 

Ante esta situación el sindicato de Sipemon fue consultado pero sus autoridades no brindaron declaraciones hasta el momento. 

Cuidados ante el Covi-19 

Las empresas son las principales responsables de desinfectar cada una de las unidades. Dentro de las mismas el chofer utiliza tapaboca y se encuentra dentro de un plástico protector, algunos referentes expresaron que arriba del colectivo los protocolos se cumplen, pero que la situación se vuelve complicada dentro de los galpones.

Gastón Blanco, delegado del grupo 500, expresó "En la empresa tenemos tres empleados que dieron positivo en Covid-19, y no se han tomado las medidas de aislamiento necesarias para el resto de los trabajadores que tuvieron contacto con ellos. La sala de espera del chofer es de 2 metros por 3 metros; ahí convivimos en el invierno". 

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?