Qué se espera en Mendoza luego del aumento de casos de Covid-19

Qué se espera en Mendoza luego del aumento de casos de Covid-19

En 20 días se duplicaron los casos y los brotes de coronavirus que afectan a Mendoza se expanden. Sin embargo "el problema aún no llega".

Pablo Icardi

Pablo Icardi

En 20 días se duplicaron los casos diagnosticados de coronavirus, hay un aumento en las camas ocupadas y se encienden las primeras alertas en el sistema de salud por los problemas en los recursos humanos. Pero en realidad en Mendoza aún no se enfrentan las situaciones más agudas de la pandemia.

“Esto aún no empieza”, es una de las frases que se repiten en los Hospitales y en el propio Ministerio de Salud. Es que los contagios  siguen restringidos a los "cluster", aunque se aceleran. Y aún falta entrar en la etapa donde haya transmisión comunitaria y donde se pase de la fase de mitigación. Por eso en las próximas semanas se reforzarán algunas pautas: puede haber más restricciones a la vida social, volverán las recomendaciones para el trabajo en casa para las empresas y oficinas, se buscará amenguar la movilidad y resguardar a los grupos de riesgo, principalmente a los adultos mayores. En el Gobierno apuntan a bajar la cantidad de personas, pero no restringir las actividades productivas.

En el sistema de Salud ocurre una particularidad. Bajó fuertemente la demanda de atención en el sistema de salud porque cayó la cantidad de personas contagiadas de algunas enfermedades respiratorias. Los casos de gripe bajaron más del 64%. Se registraron 2408 casos hasta la semana 22 (último dato disponible), mientras que el año pasado habían sido más de 5 mil. Los de neumonía también cayeron un 60% (de 3 mil pasaron a menos de 1400) y los casos de bronquiolitis en niños de menos de 2 años, cayeron un 70% respecto al año pasado: este año fueron atendidos 839 niños y en el mismo período del 2019 habían sido 3005. Pero el Covid-19 cambia las lógicas.

Los 222 casos que se detectaron van a aumentar porque sigue habiendo personas aisladas a la espera de resultados que tuvieron contacto estrecho con las personas que iniciaron los brotes. El problema es que ese seguimiento se desperdiga cada vez más y aunque se conocen los vínculos, también se complica la logística de seguimiento.

Recursos Humanos

El problema que más preocupa es cómo afecta al sistema de salud el contagio en los médicos y enfermeros. En el Hospital Lagomaggiore se multiplicaron los contagios entre los trabajadores de la salud, pero también hacia pacientes. Ayer se detectó a 2 personas que habían ido al Hospital por otro tema y fueron contagiados. El recurso humano de salud no se puede reemplazar. Para no cerrar servicios en el Lagomaggiore, desde el Gobierno buscan reforzarlo con médicos de otros hospitales. Así, por ejemplo, durante el fin de semana largo habrá médicos del Central que se “mudarán” temporalmente al Lagomaggiore. También trasladarán a profesionales que estaban asignados a centros de salud de mejor demanda y complejidad.

Los nuevos brotes tienen las mismas características que los anteriores en cuanto a que lograron seguir el rastro de contagios posteriores, pero no el inicio. Es lo que pasó con el trabajador de una agencia de autos, que fue detectado como “positivo” en una unidad centinela. El joven contagió a toda su familia y algunos de sus parientes hicieron lo mismo en sus lugares de trabajo.

El rastreo se hace cada vez más difícil, pero no es una situación imprevista. Mendoza va a entrar en la fase más compleja para enfrentar la pandemia, donde la preparación de tres meses se pondrá a prueba.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?