Los dólares deseados: la plata "congelada" de Portezuelo inquieta en medio de la crisis

Los dólares deseados: la plata "congelada" de Portezuelo inquieta en medio de la crisis

El Gobernador reconoció por primera vez que podrían usar los recursos de Portezuelo para otras obras. Solo este año son más de 6 mil millones de pesos y en 2021, año electoral, esa cifra se multiplica por 4. Qué obras se pueden hacer.

Pablo Icardi

Pablo Icardi

Las cuentas públicas de la provincia muestran rojo en casi todos lados. Pero hay un dato que resalta y sale de "norma": Mendoza tiene ingresos para gastos de capital; es decir para inversión pública que sería un oasis para cualquier gobernador, salvo para Rodolfo Suarez. Es que se trata de recursos que están "congelados" porque tienen un destino específico, al menos por ahora. Son los dólares que ingresaron a la Provincia para la construcción de Portezuelo del Viento, la mega represa regular el Río Grande. 

En un contexto de crisis total, son los únicos recursos asegurados que tiene Mendoza para obras y que ahora el Gobierno mira de reojo: en una época de pobreza total, la provincia tiene recursos inmovilizados. Por eso las palabras del gobernador Rodolfo Suarez no sorprenden: antes lo decían detrás de escena, y ahora lo reconocen. Si Portezuelo del Viento sigue con problemas, podrían usar esos recursos para otras obras. 

Hasta ahora ingresaron 55.831.140 dólares que están depositados y este año serán 88821936 dólares en total (en octubre debe llegar la quinta cuota). Son más de 6 mil millones de pesos,que representan más de un tercio del total de lo presupuestado para obras en todo el año, pero que no se pueden usar. Incluso el jefe de Gabinete Santiago Cafiero incluye una noticia positiva para Mendoza en el informe que presentará esta tarde en el Congreso: el Gobierno tiene planificado cumplir con todo el cronograma de pagos por el acuerdo de compensación que se ejecuta con la provincia. Eso garantiza los 1023 millones de dólares y los 230 millones que se transferirán el año que viene. Si la inversión destinada a Portezuelo se diversifica, el impacto sería enorme.  El desempleo en Mendoza ya supera las dos cifras, el impacto de la crisis aún no se mensura y el 2021 es año electoral. 

Los intendentes también lo miran de reojo, al igual que el sector empresario. La construcción es uno de los sectores que más empleo genera y que más desempleo tiene hoy. "Nunca habíamos tenido menos de 500 empleados. Hoy estamos con 200. La crisis es muy dolorosa", explicó a MDZ un empresario de la Construcción. 

Portezuelo del Viento es la prioridad porque se planificó hace décadas, fue el motivo del acuerdo con la Nación, regulará el Río Grande (que no tiene obras) y reactivará el Sur, particularmente Malargüe. Además porque el "modelo" de negocio tiene una visión sustentable desde lo económico, pues la idea es que las regalías por la venta de energía de Portezuelo se usen para construir otras obras hidroeléctricas. En el oficialismo hacen un análisis global y hay quienes creen que esa obra va demandar demasiado tiempo para que se note el impacto y que resolverá un problema que ya no existe: la falta de energía.

En Malargüe se manifestaron en favor de Portezuelo.

La licitación está en marcha pero también arrastra problemas propios, como el hecho de que haya un solo oferente. A fin de año debería realizarse la adjudicación que sería, salvo que se anule todo,a la UTE liderada por la empresa china Sinohydro, seguida por IMPSA, Obras Andinas y CEOSA. En los pliegos se incluye una cláusula por la cual el Estado se guarda para sí la posibilidad de dar de baja al proceso "sin justificación" por el caso que se decida ese camino. En el proceso se sumó el conflicto interno por el rol secundario que jugarán las empresas que no son parte del consorcio. Al haber una propuesta monopólica, los potenciales adjudicatarios prescindieron de sumar muchos contratistas y proveedores nominados, es decir que sean parte del proyecto y no subcontratados después en condiciones menos favorables. 

Entre las obras que el Gobernador mencionó como posibles reemplazos de Portezuelo hay parques eólicos y solares o incluso una represa para regular el Río Diamante, también en el Sur. Claro que si se toma ese camino, la demora en la ejecución de los fondos se demoraría aún más. Por eso la prioridad es Portezuelo

El convenio firmado entre Alfredo Cornejo y Mauricio Macri especifica que los recursos que se aportan son para Portezuelo del Viento y "otra obra" relacionada con la gestión del recurso hídrico y energético. Incluso aseguran que no sería complejo de cambiar el destino específico, siempre y cuando sea para inversión pública.

Mendoza recibe esos fondos como compensación de los perjuicios que tuvo la provincia por la promoción industrial que se aplicaba en otros distritos. Mendoza y la Nación firmaron un acuerdo extrajudicial por el cual desde el Estado federal debía pagarle a la provincia el monto acordado o la obra. Tras muchas idas y vueltas, Macri y Cornejo le pusieron plazos y montos. Incluso Portezuelo tiene un presupuesto más bajo que los 1023 millones de dólares que se recibirán y por eso ya hay discusión sobre qué hacer con el resto. 

El proyecto de la obra avanzó, pero el cambio de gobierno jugó en contra de Mendoza. Las quejas de La Pampa tomaron relevancia con el apoyo del presidente Alberto Fernández y las otras provincias del COIRCO. Detrás, la pelea es por la plata y "el poder" que esos recursos genera. El Presidente debe arbitrar y decidir si exige que Mendoza haga un nuevo estudio de impacto ambiental regional. Si eso fuera así, podría ser el certificado de defunción para Portezuelo. Es que implicaría invertir  no menos de seis meses de trabajo y exponerse a más trabas de parte de las otras provincias. Más tiempo con recursos congelados. El propio Suarez sugirió que no quieren tener más a los dólares congelados en el banco mientras se vive una crisis.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?