Nueva mayoría: Day dedicó su primer día a los ministros afines

Nueva mayoría: Day dedicó su primer día a los ministros afines

Una reunión informal de la "nueva mayoría" marcó su debut. Sin embargo, existe la expectativa de que este jueves se produzca un plenario, con los otros tres supremos, para definir roles. Los candidatos a la presidencia y más datos de la jura secreta: ni los intendentes estaban al tanto del acto.

Juan Carlos Albornoz

Juan Carlos Albornoz

La expectativa en tribunales es que el segundo día de María Teresa Day como ministra de la Corte aporte más definiciones sobre la nueva era en la Justicia mendocina que la primera.

El comentario ha sido que, hoy, habría un plenario en el que se podrían decidir los nuevos roles de los ministros.

¿Resolverán quién la va presidir? Habrá que esperar. Lo cierto es que los primeros movimientos de Day en el alto tribunal dejaron claro que los tiempos han cambiado.

En medio de algunos restrictivos contactos con periodistas, despedidas y mudanza a otra ala del cuarto piso de tribunales, Day se reunió con los ministros más afines. Con ellos, la ex coordinadora del Ministerio Público Fiscal conforma la nueva mayoría: se imponen cuatro a tres

Esta reunión informal fue una suerte de ratificación tácita de la famosa grieta. Day tiene "afinidades" obvias con Dalmiro Garay, José Valerio y Pedro Llorente. Los otros tres ministros no estuvieron invitados. Se trata de Omar Palermo, Mario Adaro y Julio Gómez.

Desde adentro de la Corte hubo quienes le bajaron el tono a la primera reunión de la nueva ministra de la Corte, mientras que, según otros, allí se empezó a discutir quién será su próximo presidente.

Tras la renuncia de Jorge Nanclares, la Corte tiene como jefe provisorio a Gómez, un ministro que pertenece a la nueva minoría. Podría quedarse como presidente hasta noviembre, aunque parezca dudoso que eso vaya a ocurrir.

De hecho, el bando menos numeroso ya empezó a dar señales de resignación. Falta saber el nombre, ya que en el bloque mayoritario casi todos son candidatos. Garay tendría aspiraciones, Valerio también, y Day tiene la particularidad de ser la candidata de la minoría.

"Habrá que ver si la deja pasar el machirulaje", fue el comentario ácido de la contra ayer.

Day tuvo un difícil desembarco en la Corte. Mucho más complejo que el que la matemática auguraba: el oficialismo provincial controla la mayoría del Senado y casi todas sus decisiones son, en teoría, indiscutibles. Los pliegos con ratificación legislativa por ejemplo.

Pero sobrevinieron hechos inesperados tras la nominación de Day. El peronismo se pintó la cara e hizo de todo para bloquearla, más que nada, porque la candidata fue funcional a la reforma judicial de Cornejo.

La embestida opositora obligó al Gobierno a armar una estrategia de secretismo y pactos ocultos para que Day pudiera jurar como ministra antes de que un fallo la complicara. Nanclares, que podría haber demorado todo, fue una pieza clave para que el objetivo se pudiera cumplir.

El control de filtraciones previo al acto de jura, que se produjo poco después de la votación del Senado, fue clave. Tanto que los propios intendentes oficialistas habían sido convocados a la Casa de Gobierno para una reunión que ellos habían pedido antes, pero sin que desde el Ejecutivo se los notificara del evento judicial.

"Estábamos reunidos y allí, tipo 12, nos enteramos de la jura de Day. Por supuesto que fuimos", dijo al respecto uno de los jefes comunales.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?