La Cámpora: los planes de la organización que sueña con ser gobierno y acumula poder

La Cámpora: los planes de la organización que sueña con ser gobierno y acumula poder

La agrupación estuvo cerca de su disolución durante el gobierno de Mauricio Macri, pero con Alberto Fernández su poder creció exponencialmente. ¿Van por todo?

MDZ Política

MDZ Política

La llegada de la fórmula Fernández-Fernández le dio un nuevo soplo de vida a La Cámpora, la agrupación juvenil ultrakirchnerista que ostentó buenas cuotas de poder durante los gobiernos de Néstor y Cristina, y estuvo al borde de la extinción con Mauricio Macri.

En esta segunda etapa cuentan con más poder que nunca: tiene cargos relevantes en el Estado nacional, gobiernos propios en dos capitales provinciales y en dos municipios bonaerenses, 14 diputados nacionales, siete senadores, representación en diez legislaturas del país, y una fuerza estructurada y activa.

Un informe publicado en el matutino porteño La Nación destaca que los jóvenes dejaron de serlo, y pasaron a ser actores principales de la política argentina. Y, para recordar una frase polémica de Cristina Fernández, ahora "van por todo". La Cámpora sabe que necesita cambiar de piel y encontrar una nueva mística para cumplir el objetivo de encabezar, ya sin el cobijo de Cristina, el proyecto de gobierno de la próxima generación.

Máximo Kirchner, fundador y referente del espacio, analizó el crecimiento de la agrupación y su papel actual. "Estamos para ayudar a Alberto y a Axel [Kicillof] en todo. Pusimos nuestros mejores cuadros a disposición. Wado [De Pedro], el Cuervo, Luana [Volnovich], Fernanda [Raverta]. gente muy joven, con mucha responsabilidad. El involucramiento es total, no tenemos un pie adentro y otro afuera, tampoco hay un parcelamiento, eso nunca funcionó", cuenta, luego de reconocer que su organización resistió "sin perder densidad militante".

El presidente Alberto Fernández es consciente del rechazo que muchos sectores sienten por La Cámpora: "La Cámpora es una organización política que mediáticamente ha sido estigmatizada. Cuando nació nucleó a muchos jóvenes que mostraban la rebeldía propia de la juventud. Esos jóvenes hoy son hombres y mujeres dedicados a la política y muchos de ellos han demostrado estar preparados para la gestión del Estado".

El Provincia de Buenos Aires se da un caso particular. A pesar de que desde La Cámpora consideran muy cercano a Axel Kicillof, el gobernador le dio menos espacios de lo esperado. De todas maneras, el "banque" está, y apuestan al futuro. Las tensiones no se terminan ahí. "La Cámpora no le disputa el tiempo a Alberto. Aunque el gobierno no sea exactamente lo que ellos quieren, valoran la unidad y saben que hoy no se puede hacer más. Pero por abajo hay tensiones con intendentes y gobernadores que se pueden profundizar", dice un dirigente con terminal en el Instituto Patria.

La designación de Fernanda Raverta al frente de la Anses expuso otra de esas tensiones. Se produjo después de que La Cámpora metió presión sobre el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, para lograr la salida de Alejandro Vanoli, a quien atribuían fallas en la gestión, en medio de la pandemia.

Leé el informe completo en La Nación.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?