Municipales de ATE desmintieron las denuncias del intendente Suarez

Municipales de ATE desmintieron las denuncias del intendente Suarez

El jefe comunal de Ciudad, Ulpiano Suarez los denunció por daño a bienes del Estado y agresiones a personal municipal. Desde el gremio lo acusaron de ser "falaz, tendencioso y que falta a la verdad".

MDZ Política

MDZ Política

El conflicto entre el intendente de Ciudad Ulpiano Suarez y los trabajadores municipales nucleados en ATE sigue en aumento. Ayer el intendente denunció al gremio por ocupar ilegítimamente el predio de la UCIM  en el que funciona Higiene Urbana, Espacios Verdes y Arbolado y Vivero Municipal, realizar ruidos molestos, ocupar ilegítimamente la Playa de Secuestros de la Dirección de Tránsito y protestar tirando basura en las calles céntricas. Desde ATE emitieron un comunicado en el que rechazan  este intento de judicializar un legítimo reclamo que llevan adelante los trabajadores Municipales de Capital.

La cuerda está tensa y ya ha llegado a la justicia. El tenor del reclamo ha generado incidentes como el desalojo del predio de la UCIM por parte de personal policial y denuncias desde el municipio a los sindicalistas. "Las medidas de acción directa fueron oportunamente comunicadas al Ministerio de Trabajo de la Nación, a la Subsecretaría de Trabajo de la provincia y al propio municipio", justificaron desde ATE mediante un comunicado. Además agregan que las protestas se realizaron siguiendo un Protocolo de Medidas de Bioseguridad COVID 19 cuidando el distanciamiento social y utilizando los elementos de higienización pertinentes.  

"Denunciamos haber sufrido represión por parte de la Policía de Mendoza, tras la cual tenemos compañeros golpeados y compañeras heridas por forcejeos y gases lacrimógenos recibidos. Precisamente, denunciamos el hecho de haber padecido el desalojado en el predio de la UCIM, expulsando a los trabajadores y dejándolos fuera de su propio lugar de trabajo", adhieren desde el gremio.

Por otro lado niegan haber tomado el predio y aclaran que "en ningún momento se impidió el ingreso y egreso de vehículos, como de trabajadores". "En todo momento, la medida de fuerza convocada fue optativa para los compañeros, donde la mayoría de ellos quisieron adherir y la minoría que no quiso, quedó en total libertad de ingresar y cumplir con sus tares laborales", subrayaron desde ATE.

"Violencia es tener trabajadores con salarios de hambre, cuyo básico ronda los $10.000 y no alcanza para cubrir los costos de la canasta básica alimentaria", asevera el comunicado del sindicato. "Violencia es no convocar al diálogo y reprimir a los trabajadores, que reclaman en su pleno derecho por un salario digno, avasallando derechos individuales, colectivos y constitucionales de los mismos", adhieren.

Por último, ratifican que el 2 de julio realizarán una nueva movilización por las calles de Ciudad en reclamo de mejoras salariales.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?