Tensión política al extremo y juego de estrategia por el pliego de Day

Tensión política al extremo y juego de estrategia por el pliego de Day

Desde el oficialismo aún no deciden si asistirán mañana a la conciliación convocada por la Suprema Corte para resolver la declaración de certeza presentada por el peronismo. Apunta a determinar si Teresa Day reúne los requisitos para ser jueza de la Corte. Anticipan choque institucional.

Mariano Bustos

Mariano Bustos

Esta tarde el radicalismo deberá determinar qué hacer respecto a la audiencia de conciliación que convocó para mañana la Sala II de la Suprema Corte. En concreto, se trata de una instancia para resolver la declaración de certeza interpuesta por legisladores del peronismo para erradicar dudas sobre si Teresa Day cumple con los requisitos constitucionales para llegar al máximo tribunal. La cuerda está a punto de cortarse y hay quienes anticipan que el caso Day podría desencadenar un conflicto institucional sin precedentes.

El peronismo pidió certezas sobre si la candidata de Rodolfo Suarez cumple el requisito de haber ejercido 10 años como abogada. Se recibió en 1995 y trabaja desde hace 25 años en el Poder Judicial, pero hay quienes entienden que no ejerciendo como profesional del derecho. Para el oficialismo esto viola la independencia de poderes y sería una intromisión del Poder Judicial sobre el Poder Legislativo. Incluso contra el Poder Ejecutivo y su derecho a postular candidatos a la Corte.

Por eso evalúan no asistir mañana a la audiencia de conciliación en repudio a este avance de un poder sobre otro poder del Estado. "Dicen que defienden la Constitución, pero para defenderla la vulneran", subrayó el senador radical Juan Carlos Jaliff. En este sentido, remarcó que en horas de la tarde decidirán si darán el presente en la audiencia que convocó la Corte.

Si bien la batalla se muestra como técnica jurídica sobre los requisitos legales de la candidata, en el fondo se esconde una puja de poder que ha alcanzado niveles temerarios. La pelea por el control de la Justicia podría desencadenar una crisis sin precedentes y tanto el oficialismo como la oposición serían responsables si eso ocurre.

Por un lado, el PJ se mantiene firme en la postura de que Teresa Day no cumple las condiciones para ser jueza de la Corte y parece contar con el aval del ala "peronista" de la Corte que integran Mario Adaro, Omar Palermo y Julio Gómez. Por el otro lado, el oficialismo está convencido de que es una chicana sin sustento y que no hay dudas de que Day cumple acabadamente con los requisitos constitucionales.

"¿Cómo vamos a ir a conciliar que un poder se meta sobre otro? A decir 'si, consiento que te metas en mis atribuciones'. No podés conciliar que se metan con la Constitución", justificó Jaliff.

Con esos argumentos el oficialismo se muestra dispuesto avanzar a pesar de lo que resuelva la justicia. Es decir realizar la audiencia pública, ir a la votación secreta y aprobar el pliego. Y en caso de que allí se presente la inconstitucionalidad, salir a defender jurídicamente a Day.

E incluso salir a identificar a todos los jueces que no han litigado 10 años antes de ser nombrados como magistrados. Actualmente hay magistrados que no cumplen con los diez años de experiencia. "El 60% del poder judicial de Mendoza nunca litigó. Serían miles de fallos que pasarían a ser nulos por el criterio que quieren imponer", aseveró Jaliff pero puso en dudas acudir a la conciliación a mostrar esas cartas. "Lo vamos a hacer en la audiencia pública o en la sesión", manifestó.

Pero mientras el radicalismo amenaza con ignorar la conciliación por entenderla inconstitucional, en el peronismo trabajan para que la Sala II le baje el pulgar a Teresa Day interpretando que no ejerció 10 años como abogada. Si eso ocurre y luego el Senado desconoce la declaración de certeza y avanza, se daría un choque institucional sin precedentes que dejaría a la provincia en un limbo difícil de resolver del cual todos serían en parte responsables.

En el medio se desencadenó otra carrera por conseguir adhesiones e impugnaciones al pliego de cara a la audiencia pública que se realizará el miércoles. Day sumó 4302 adhesiones, contra 373 impugnaciones pero hubo una adhesión que brilló por su ausencia. Específicamente, a Day no la apoyó la Asociación de Magistrados, que si presentó adhesiones para otros pliegos de jueces de menor rango que también serán sometidos a audiencia pública.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?