Incluyeron más de 100 rubros en la Asistencia de Emergencia al Trabajo

Incluyeron más de 100 rubros en la Asistencia de Emergencia al Trabajo

El gobierno nacional decidió incluir más de un centenar de actividades económicas al Programa de Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción (ATP), que han sufrido severos recortes en sus facturaciones debido a las medidas de aislamiento social. Una de ellas es la vitivinicultura.

Nicolás Munilla

Nicolás Munilla

El gobierno nacional decidió incluir más de un centenar de actividades económicas al Programa de Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción (ATP), que han sufrido severos recortes en sus facturaciones debido a las medidas de aislamiento social. Además oficializó la incorporación al plan de ayuda de las compañías con más de 800 empleados pero bajo determinadas condiciones especiales.

El Programa ATP fue creado a fines de abril para asistir económicamente a las empresas con menos de 800 trabajadores, abonando el 50% de los sueldos en concepto de "salario complementario" en las cuentas bancarias de más de 2 millones de asalariados alcanzados con el beneficio. Algunas entidades además recibirán una reducción del 95% de las contribuciones patronales con destino al Sistema Integrado Previsional Argentino.

En sus funciones de revisar el funcionamiento del plan de auxilio a las empresas y aconsejar nuevas medidas al Ejecutivo nacional, el Comité de Evaluación y Monitoreo del Programa de Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción recomendó incorporar un total de 110 actividades económicas a la ATP en lo que respecta al pago del salario complementario, relacionadas con sectores industriales, comerciales y de servicios.

Entre los rubros cuyas empresas sean potenciales beneficiarias del Programa, aparecen varios de elaboración de alimentos como café, pastas, aceites, jugos naturales, galletitas y bizcochos, infusiones y bebidas alcohólicas, incluyendo vinos. Además se sumaron otras actividades como la fabricación de productos de perfumería e higiene personal, de medicamentos de uso humano y animal y de aluminio; servicios de transporte ferroviario de cargas automotor no regular, de apoyo a la industria minera e hidrocarburífera, de explotación de infraestructura de transporte y peajes, y de alquiler de consultorios médicos, entre otros; como también la mayor parte de las actividades de venta al por mayor de productos de consumo masivo.

"Un análisis más pormenorizado permitió comprobar que existen otros sectores que hasta ahora no habían sido incluidos y que también presentan niveles elevados de afectación", siendo "un rasgo distintivo observado en sectores que a priori habían sido considerados como poco afectados por las medidas aislamiento, es la heterogeneidad existente al interior de los mismos", respecto a los niveles de facturación, la caída de la actividad y la diversidad de sus clientes, mencionó el Comité.

Un caso particular es el de la producción de vinos, donde el 51% de las empresas vieron caer su facturación real por encima del 30% interanual: "Al igual que en el resto de los casos, si bien se trata actividades exceptuadas, las medidas de aislamiento han generado una contracción de la demanda tanto por la merma de las exportaciones como por la parálisis de las actividades ligadas al esparcimiento (como restaurantes y reuniones sociales), que representan factores importantes en la demanda de productos como el mencionado".

Por otro lado, el Comité consideró que las empresas con más de 800 trabajadores registrados, hasta ahora excluidas casi sin excepciones, puedan acceder al Programa ATP: "Muchas de ellas evidencian caídas drásticas en su facturación, al desempeñarse en sectores que estuvieron virtualmente paralizados", como el automotriz, la siderurgia, las grandes tiendas de retail o las grandes cadenas de comida, a la vez que "la relación entre las empresas de mayor tamaño y el entramado PyME indica que el cuidado de las primeras beneficia a las segundas, muchas de las cuales son sus proveedoras".

Esta medida podría beneficiar hasta a casi 400.000 trabajadores de 195 grandes empresas que se anotaron en el Programa ATP y que tuvieron una caída superior al 30% en su facturación.

De todos modos, teniendo en cuenta que "las probabilidades de supervivencia de estas firmas son más elevadas que en las PyMEs", el Comité recomendó al gobierno nacional que mantenga como criterios adicionales para este tipo de compañías "el no poder distribuir las utilidades correspondientes al ejercicio 2020, no recomprar acciones, no poder adquirir títulos valores en pesos para su posterior venta en moneda extranjera o transferencia en custodia al exterior y no poder acceder a la compra de títulos en pesos para su posterior liquidación de compras en el extranjero".

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?