Para los fondos, la oferta del Gobierno genera "pérdidas muy altas"

Para los fondos, la oferta del Gobierno genera "pérdidas muy altas"

Los tres principales grupos de bonistas de la Argentina reiteraron su rechazo a la propuesta de reestructuración de la deuda presentada por el Gobierno. Consideran que genera "pérdidas muy altas e innecesarias".

MDZ Política

MDZ Política

Los tres principales grupos de bonistas de la Argentina reiteraron su rechazo a la propuesta de reestructuración de la deuda presentada por el Gobierno. Los bonistas sostienen que el acuerdo genera "pérdidas desproporcionadas que no son justificadas ni necesarias". Cuando restan apenas cinco días para evitar el default, los acreedores manifestaron su voluntad para "discutir constructivamente" un acuerdo más allá del rechazo de la oferta.

"Cada uno de los tres grupos de tenedores de bonos y las instituciones que representan, junto con varios otros inversores, desean reiterar y dejar en claro que no pueden respaldar la oferta de intercambio recientemente anunciada por la República, y no entregarán sus bonos en dicha oferta, porque consideran que los términos requieren que los tenedores de bono argentinos sufran pérdidas desproporcionadas que no son justificadas ni necesarias", indicaron los acreedores a través de un comunicado.

Es la primera vez que los bonistas emiten un comunicado conjunto desde que comenzó el proceso de reestructuración de la deuda. Los grupos son el Grupo Argentina Ad Hoc, integrado por Ashmore, BlackRock, Fidelity y otros grandes fondos de inversión; el Comité de Acreedores de la Argentina, liderado por el fondo Greylock Capital; y el Grupo de Bonistas del Canje, formado por unos 20 fondos de inversión, entre ellos, Monarch, HBK Capital Management, Cyrus Capital Partners LP y VR Capital Group.

La respuesta de los bonistas surgió luego de que el ministro de Economía, Martín Guzmán, indicara en una columna publicada en el diario británico Financial Times que las demandas de algunos acreedores son demasiado altas y no son consistentes con el objetivo de lograr la sustentabilidad de la deuda. 

"Se acabó el tiempo de las ilusiones", escribió Guzmán. "En el nuevo mundo de Covid-19, no podemos seguir gastando el 20% de los ingresos del gobierno o más en pagos de la deuda, como algunos acreedores han pedido efectivamente. Es simplemente imposible", sostuvo Guzmán.

El ministro consideró que los fondos pueden elegir reconocer los desafíos históricos y buscar nuevas formas para avanzar, o "insistir obstinadamente" en términos de repago que parecen proporcionar retornos rápidos, pero solo degradan a los países deudores y socavan su capacidad de repago. Guzmán insistió en que la Argentina no está pidiendo a los acreedores que pierdan, sino que "ganen menos".

Los grandes acreedores de la Argentina ya habían expresado su rechazo a la oferta oficial presentada por el Gobierno. En su momento, algunos fondos acusaron al Gobierno de no negociar con "buena fe", pero dejaron la puerta abierta para continuar negociando. Wall Street también le bajó el pulgar a la oferta diseñada por Guzmán, aunque analistas de bancos de inversión, traders y ejecutivos de fondos creen que el Gobierno y los acreedores no están lejos de llegar a un acuerdo.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?