Reforzarán el control de camiones para evitar que entre el virus

Reforzarán el control de camiones para evitar que entre el virus

El tema se trató en una reunión en Casa de Gobierno. Podría haber seguimiento satelital de cada rodado que pase por Mendoza y se harán tests en mercados y áreas migratorias. Circulan por la provincia entre 1.000 y 1.500 rodados por día. Los encapsularán cuando se corte el paso internacional.

Juan Carlos Albornoz

Juan Carlos Albornoz

La necesidad de coordinar tareas para controlar al máximo el transporte de carga fue el principal motivo de una reunión entre el gobernador Rodolfo Suarez, casi todo su gabinete y los intendentes de Gran Mendoza.

El gobernador citó ayer a Ulpiano Suarez (Capital), Marcelino Iglesias (Guaymallén), Tadeo García Salazar (Godoy Cruz), Daniel Orozco (Las Heras), Sebastián Bragagnolo (Luján) y Matías Stevanato (Maipú). Junto a ellos estuvieron los ministros Víctor Ibánez (Gobierno), Ana María Nadal (Salud), Mariana Juri (Turismo y Cultura), Enrique Vaquié (Economía), Raúl Levrino (Seguridad) y el secretario de Servicios Públicos, Natalio Mema.

De la reunión no surgió un decreto o resolución concretas, aunque no se descartan medidas de este tipo, pero sí se acordó que todos deberán reforzar acciones para impedir que el virus casi ausente entre a Mendoza a bordo de algún camión. Tanto que una de las medidas que podrían aplicarse es el seguimiento satelital de cada rodado que pase por la provincia o se quede aquí.

No son pocos. Por Mendoza circulan entre 1.000 y 1.500 camiones por día. Según explicó el secretario de Servicios Públicos, entre 90 y 95 por ciento sigue viaje a Buenos Aires, Chile o Brasil. Pero hay un porcentaje menor que se queda en Mendoza.

Los dos casos preocupan, debido a que vienen desde lugares donde hay muchos más casos que en la provincia. "El único lugar que tiene para entrar el virus es el transporte de carga, pero no se puede cortar", sostuvo el intendente de Guaymallén, quien advirtió sobre la actividad en los mercados del departamento y el peligro latente ante los camioneros locales que "se quedan y vuelven al seno familiar"

Iglesias adelantó que se incrementarán los controles de salud en los mercados con la utilización de test rápidos. Hay una alta disponibilidad de test: se calcula que la Provincia cuenta con cerca de 30.000 unidades. "Existe una pluralidad de situaciones y las ferias son los lugares más difíciles de controlar", remarcó Iglesias.

Pero el control será estricto también respecto de la circulación de los camiones en las rutas y se tratará de "encapsularlos" cuando se corte el paso a Chile. García Salazar, de Godoy Cruz, confirmó la intención de hacer "un seguimiento satelital de camiones" y de "mejorar el protocolo" para el momento en que se corte la ruta internacional.

Para Godoy Cruz, Las Heras y Luján son más preocupantes los camiones que están en tránsito que los que se quedan en la provincia. De hecho, García Salazar y algunos funcionarios tuvieron hoy una reunión en el Puerto Seco de Godoy Cruz para charlar sobre el protocolo para el transporte internacional.  

"Tiene que haber un protocolo conjunto cuando se corte el paso a Chile por cuestiones climáticas y armar una ruta segura, con estaciones de servicios y paradores, para que los camiones no se desvíen y que no haya circulación", señaló el intendente de Godoy Cruz.

Por su lado, el secretario de Servicios Públicos aclaró que todos los camioneros que se quedan en Mendoza están obligados a hacer cuarentena, mientras que los que siguen viaje a otro lado deben cumplir con un protocolo de circulación que ya existe. "Hay lugares específicos para pararse y cinco puntos para hacer aduana. Se está midiendo el cumplimiento", explicó Mema. También indicó que se le harán tests al personal de Migraciones.

Después del aislamiento total y la cuarentena obligatoria en hoteles para los viajeros que llegan, lo que genera un gasto de 1,5 millones de pesos por día, el control de los camiones es prácticamente el único ajuste preventivo que el Gobierno provincial considera que debe hacer frente a la pandemia.

Mientras tanto, todos siguen a la espera de un pico de la enfermedad que tarde o temprano llegará a Mendoza. "La gente se relaja todos los días cuando se da el informe de que otra vez no hubo casos nuevos aquí. Pero cuando llegue el pico, van a haber tres o cuatro focos", advirtió en ese sentido el intendente Iglesias.

El ex jefe de la obra social OSEP asegura que el sistema sanitario sigue estando muy holgado para enfrentar una crisis. Pero tanto los intendentes como el Gobierno coinciden en que hay que evitar que los mendocinos se relajen demasiado. "A pesar de que haya más aperturas, la gente no tiene que bajar la guardia y seguir cuidándose", señalaron en el Poder Ejecutivo.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?