Los tres papelones de la última sesión virtual del Senado provincial

Los tres papelones de la última sesión virtual del Senado provincial

Tres senadores provinciales protagonizaron situaciones insólitas durante la sesión del pasado martes 26 de mayo, que se realizó mediante la plataforma Zoom.

Redacción MDZ

Redacción MDZ

Teniendo en cuenta la responsabilidad que conlleva un cargo público, se espera que cada personaje político que posea uno, ejerce su tarea con ética, compromiso y, sobre todo, cumpliendo con las reglas básicas de cualquier trabajador. 

En el caso de los senadores, por ejemplo, sería lógico que, al menos durante la sesión (se realiza un día a la semana), toda su atención está puesta allí. Incluso, cuando esta sea virtual. 

Pero no todo lo que uno espera sucede. Entonces, ocurren situaciones particulares e insólitas, como la del pasado martes en el Senado provincial.

Tres legisladores fueron protagonistas de momentos que vale la pena recordar, para no repetir

Priore, el impuntual que se conectó ¡desde el auto!

Lo del senador Pablo Priore llamó mucho la atención en un primer momento pero después, a pesar de que no hubo explicación ni pedido de disculpas, pudo comprenderse lo sucedido. 

En su primera participación, el senador de Cambia Mendoza se conectó y habló desde el auto. 

A pesar de que no comentó nada al respecto, luego se lo vio desde su casa, por lo que está claro que no se trató de una decisión conectarse desde su vehículo, sino que, básicamente, se le hizo tarde. Mal.

 

Canali y una llamada inesperada

Florencia Canali, senadora del Frente de Todos, protagonizó un hecho tan particular como desacertado. En medio de su discurso, la senadora se detuvo y se paró a ¡¡¡atender su teléfono!!!

Si bien se excusó con que, "si no atendía iba a seguir sonando", está claro que para la próxima sería bueno prever una situación de ese tipo y apagarlo o silenciarlo. 

 

Diumenjo y un chiste que escucharon todos    

Alejandro Diumenjo, también senador de Cambia Mendoza, participó de la sesión desde el recinto de la Legislatura provincial. A pesar de esto, también dejó su sello.

Cuando Mario Abed, presidente de la Cámara de Senadores, pidió un cuarto intermedio de 10 minutos, el legislador se paró y sin darse cuenta de que su micrófono estaba activado y quiso hacer una humorada que al final, escucharon todos: "Ahhh, 10 te echaste", en referencia al pedido de Abed.

 

Lógicamente, durante una sesión pueden ocurrir situaciones particulares e inevitables. Y otras, como estas, que pueden evitarse. 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?