La desesperante historia de los mendocinos varados en una terminal fantasma

La desesperante historia de los mendocinos varados en una terminal fantasma

Llegaron desde Estados Unidos, pero los abandonaron en una terminal "fantasma" de Buenos Aires. No tienen comida ni abrigo. Tampoco les confirman cuándo volverán a Mendoza. Son 5 mendocinos en total.

MDZ Política

MDZ Política

Tras un largo peregrinaje entre Estados Unidos, Brasil y Argentina, Rocío López y Lautaro Martínez, dos adolescentes mendocinos, llegaron a Argentina y parecía que la situación se normalizaba. Son estudiantes de intercambio y quedaron atrapados por las restricciones impuestas debido a la pandemia de coronavirus. Al pisar suelo Argentino pensaban que volverían a Mendoza.

Pero en cambio fueron subidos a un colectivo y abandonados en un edificio a medio terminar, sin servicios, abrigo ni comida. Están en la terminal "fantasma" de Dellapiane, en el bajo Flores, Buenos Aires, junto a otros 3 mendocinos y repatriados de otras zonas del país. "Es desesperante", explicó la madre de Rocío, Celina Abaurre, a MDZ

La noche fue espantosa. El lugar no tiene puertas y no hay cómo conseguir alimentos. Solo les recomendaron no salir porque es peligroso y además no están autorizados. Para conseguir abrigarse abrieron la valijas y se pusieron todo lo que tenían. Pero no alcanzaba. En un momento rodearon a una mujer de 80 años oriunda de Neuquén para abrigarla entre todos. "Llegaron a la una de la mañana y estuvimos hablando y llorando hasta que salió el sol. No entiendo por qué no los dejaron en un lugar más seguro. Nadie nos dice nada", explicó la madre. 

Los adolescentes mendocinos llegaron ayer a Buenos Aires. En Ezeiza los subieron a un colectivo y los llevaron a la terminal fantasma. Los dejaron sin explicación ni fecha cierta de regreso a Mendoza. "Les dijeron que eran muy pocos y tenían que juntar más mendocinos", explicó Celina. 

Rocío estuvo 9 meses de intercambio en Indiana, Estado Unidos. Por la pandemia los planes se alteraron. Había ingresado a una lista para ser repatriada y esta semana recibieron la buena noticia del regreso. Para ello pagaron el pasaje hasta San Pablo. Y desde allí a Buenos Aires. "Estábamos felices, pero esto cambia todo", dijo la madre. 

La terminal Dellapiane es un emblema porque es una construcción fantasma. Fue construida para descomprimir Retiro, pero ni las empresas de transporte quieren usarla porque el lugar no tiene "demanda" y además es una zona peligrosa. No hay dónde comer ni conseguir abrigo. Rocío y Lautaro solo consiguieron un café con leche que vende un local. 

Ahora esperan volver a Mendoza antes de tener que pasar otra noche de terror.

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?