Desmienten que haya una "persecución política" contra Marcelo Romano

Desmienten que haya una "persecución política" contra Marcelo Romano

La senadora Mercedes Rus aseguró que la UCR no está dividida y dijo que hay que votar el pedido de desafuero "para no impedir la investigación de la Justicia". Aclaró además que el senador no perderá su cargo y atacó al PJ: "Para ellos, todo acusado es un perseguido, desde Sala hasta Boudou".

Juan Carlos Albornoz

Juan Carlos Albornoz

El Senado provincial votará el martes próximo el pedido de desafuero de la Justicia que pesa sobre un legislador de Protectora: Marcelo Romano. El peronismo lo defiende porque considera que Romano es objeto de una "persecución política", pero en el oficialismo descartan esa teoría

"No es una estrategia vengativa, tenemos que votarlo para no impedir la investigación de la Justicia. Acá hay un mensaje para la sociedad y que no se trate el desafuero implicaría que se cajonee (en la Legislatura)", explicó la senadora radical Mercedes Rus.

Rus, quien fue funcionaria del gobierno de Alfredo Cornejo hasta diciembre, señaló además que "es un mito que el desaforado sea un condenado" y aclaró que la pérdida de la inmunidad legislativa "no lo suspende del cargo ni le quita la dieta, por lo cual no tiene asidero que diga que lo quieren acallar".

La senadora es integrante de la comisión de Legislación y Asuntos Constitucionales. El 13 de mayo pasado, junto a sus colegas del oficialismo, votó a favor el despacho para el desafuero de Romano. La oposición no estaba de acuerdo, pero se encontraba en inferioridad numérica para frenarlo.

El hombre de Protectora llegó a este trance debido a un episodio ocurrido el 11 de agosto de 2019, cuando salió en defensa de una hija, quien había sido detenida por policías en un operativo vial.  

Según los policías, Romano increpó a los efectivos y les dijo: "Soy íntimo del ministro de Seguridad Venier y lo voy a poner en conocimiento de esto, van a perder su trabajo". Este episodio derivó en una investigación de la fiscal correccional Gabriela García Cobos, quien acusó a Romano de haber cometido un "atentado a la autoridad" y el 29 de noviembre pidió su desafuero para seguir adelante con la investigación.

Rus sostuvo que hacia adentro del radicalismo no hay fisuras y "todos los miembros del bloque radical van a acompañar" el desafuero. El oficialismo, con sus aliados, cuenta con 22 miembros y en teoría tiene dos votos más de los que hacen falta para aprobar el pedido de la Justicia.

Notificaciones sin suerte

Según Rus, entre otros errores, Romano evitó que la Justicia lo notificara de la denuncia en su contra. "Hubo un montón de notificaciones judiciales con resultado negativo. A Romano lo quisieron notificar en San Carlos y hasta en la Legislatura, pero todas fueron declinadas", asegura.

La legisladora dice que el senador acusado recién pudo ser notificado el 19 de noviembre pasado, cuatro meses después de que arrancara la investigación judicial y 10 días antes del pedido de desafuero.

Convencida de que Romano actuó mal en aquel operativo policial de agosto del año pasado, sostiene que la Legislatura "debería haber instruido un proceso disciplinario pidiendo la suspensión, ya que invocó su condición de legislador por encima de sus fueros, usando la inmunidad para amenazar a un policía y decirle que iba a ser echado por sus influencias".

De todos modos, Rus aclara: "No somos jueces y no podemos decir si hubo delito o no". Y señala que el desafuero judicial corresponde otorgarlo sólo porque el pedido de la fiscal cumple con la formalidad necesaria.

La legisladora también tuvo críticas para el PJ. Dijo que su apoyo a Romano se debe a que "tienen un relato transversal: todo acusado es perseguido político, desde (Milagro) Sala hasta Boudou".

Y  agregó que al peronismo le resulta "cómodo" acusar a Cornejo. "No hay sesión en la que no lo mencionen y en la que no digan que todo es obra de Cornejo, tienen una persecución psicótica".

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?