Nuevo impuesto: cobrarán la "plusvalía" que generan las obras públicas

Nuevo impuesto: cobrarán la "plusvalía" que generan las obras públicas

El Gobierno enviará a la Legislatura un proyecto para que se pague por los beneficios que reciben por las obras públicas. Apunta sobre todo a los desarrolladores inmobiliarios.

Pablo Icardi

Pablo Icardi

Rodolfo Suarez tenía un plan de gobierno que debió ser recalculado por la pandemia de coronavirus. Sin embargo, en su discurso ante la Asamblea Legislativa el Gobernador trató de avanzar más allá y trazar algunas líneas de acción estratégicas. Entre ellas hay un nuevo impuesto que buscan imponer para recuperar parte de la inversión pública que se hace en infraestructura. 

Se trata del impuesto que buscan cobrar a los privados que reciben algún beneficio por las mejoras urbanas que el Estado hace. Es la "plusvalía" que el Estado quiere recuperar por las externalidades positivas que tienen las obras públicas. En un sistema que ya existe en otros distritos y que también genera polémica. En el resumen del discurso de Gobernador está nombrado al pasar. "Ley de Plusvalías. Permite a todos los municipios y al Gobierno en general percibir una renta por el incremento de la constructibilidad que los desarrolladores obtienen a partir de la modificación de códigos urbanos, como también la revalorización de los inmuebles alrededor de la obra pública que el propio Estado impulsa y ejecuta", dice el texto oficial. 

En la Ciudad de Buenos Aires y en la provincia de Salta ya existe ese tributo. Se llama "contribución por mejoras". 

El impuesto sería cobrado principalmente a los desarrolladores inmobiliarios privados que se instalan y aprovechan la inversión pública. Históricamente hay una tensión. Hubo barrios enteros que se construyeron sin servicios y el Estado luego debió hacerse cargo de hacer la inversión. O, también, sitios donde el Estado invirtió en servicios y luego se instalaron emprendimientos urbanos sin que hayan pagado los costos. La urbanización de los barrios  y la infraestructura de servicios es muchas veces más costosa que los propios inmuebles. 

La idea

El proyecto ya estaba en carpeta durante la gestión de Alfredo Cornejo. Y viene de la mano con algunas tendencias y potencialidades de expansión urbana en sitios sin servicios Ocurre en el piedemonte, por ejemplo. Allí la idea de cobrar un plus por las obras de mejora se solapa con la ley que también enviará el Gobierno para reglamentar la zona. Crearán una reserva natural, pero también regularán en qué áreas puede construirse, de qué manera y dónde se prohibirá la urbanización. 

La Municipalidad de Luján, por ejemplo, tiene un plan para que haya una expansión urbana controlada en el piedemonte. Como sea, la zona también requerirá una fuerte inversión pública y privada por la carencia de servicios. Desde obras aluvionales, hasta acueductos y caminos.

El impuesto "plusvalía" o la "contribución por mejoras" se aplicaría sobre los beneficiados por obras de zonas urbanas o rurales que hagan "aptos" para la construcción terrenos que antes no lo eran. Así, por ejemplo, puede tenerse en cuenta acueductos, caminos, cloacas, tendidos eléctricos, parquización y otras mejoras que generen revalorización de los terrenos. 

Pueden dar lugar a contribución de mejoras, las obras públicas o sectores de las mismas, que se ejecuten en zonas urbanas o rurales, cuya construcción produzca un beneficio a determinados sectores territoriales. En urbanismo se contemplan las "esternalidades" como uno de los criterios para evaluar zonas. Hay externalidades negativas, que generan perjuicios, y positivas, que agregan valor. El Estado busca recaudar por las segundas ahora. 

 

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?