Cuarentena

Una buena y una mala noticia: se flexibiliza la cuarentena, pero sin ampliar los testeos

La Provincia comenzó a flexibilizar el aislamiento. Pero a esa estrategia le falta una pata: que haya más testeos.

MDZ Política
MDZ Política lunes, 18 de mayo de 2020 · 12:31 hs
Una buena y una mala noticia: se flexibiliza la cuarentena, pero sin ampliar los testeos
Una postal del centro mendocino desierto durante la cuarentena. Foto: ALF PONCE / MDZ

La vida diaria de los mendocinos comienza a volver a la normalidad. Excelente noticia desde el punto de vista humano, luego de prácticamente dos meses de una estricta cuarentena. Y también indispensable desde la realidad económica, en derrumbe continuo y grave. La cuarentena preventiva ha sido positiva, pues contuvo la propagación masiva y rápida del Covid-19 y permitió preparar de mejor manera el sistema sanitario público y privado.

La prolongación de los tiempos de prohibición, con sus inevitables secuelas psíquicas y físicas de las personas y el rápido perjuicio económico, más la falta de comunicación del gobierno provincial de los tiempos y decisiones para el futuro, provocaron fatiga en la gente, apremios de dinero y un relajamiento voluntario en vastos sectores de la población.

Esto forzó al Gobierno provincial, que fue sobrepasado por la situación, a tomar decisiones parciales, liberando algunas actividades formalmente, cuando de hecho ya lo había hecho miles de comprovincianos.

Vale mencionar también que en el orden nacional e incluso global, son muchas las voces de científicos calificados, que expresan la necesidad de “enfrentar” la pandemia de la mejor manera y guardando todos los recaudos recomendados, pero confrontar la verdadera realidad del virus, que está presente y al acecho. No se puede permanecer indefinidamente en situación de guarda en nuestros domicilios.

En este sentido resulta necesario también señalar el progresivo silencio en aumento, y desaparición de la escena permanente, del grupo de científicos asesores del presidente. Perdieron la omnipresencia que tenían en las primeras semanas.

En Mendoza, con buenos y bienvenidos resultados en cuanto a números de infectados, más de ausencia de casos graves e incluso mortales, hay un punto muy importante y necesario que no fue bien resuelto. La actitud de extrema prudencia o timorata, que puede ser interpretada incluso como falta de gestión eficiente, del gobernador Rodolfo Suárez queda evidente en la falta de testeos masivos en varios sectores claves de la población. Acá hay demora efectiva e inacción peligrosa.

 

Los sectores vulnerables, como geriátricos, barrios populares, transporte público masivo, deben ser testeados pronto y lo más masivamente posible. Recordemos que gran porcentaje de portadores del Covid-19 son asintomáticos por lo que es necesario detectarlos y reconocerlos para que no propaguen involuntariamente la enfermedad.

De la mayor cantidad de testeos va a resultar un conocimiento más acabado del estado cierto de la pandemia.

Con todo ello queda por hacer aún lo más importante: nuestra propia conducta frente a la flexibilización. Quizá sea esto lo más importante. Debemos intensificar nuestra responsabilidad y comportamiento social. Guardemos la distancia de 2 metros entre todos, usemos permanentemente tapabocas o barbijos, lavemos constantemente nuestras manos, evitemos toda forma posible de aglomeración.

Demostremos que estamos como ciudadanos a la altura del grave momento. Cuidándonos personalmente nos cuidamos todos. Así colaboraremos en recuperar antes nuestra vida normal y limitaremos los efectos negativos de la pandemia.

Archivado en