Certezas y cabos sueltos sobre el impacto de la pandemia en Mendoza

Certezas y cabos sueltos sobre el impacto de la pandemia en Mendoza

En Mendoza se detectaron 36 casos. Brasil, el Caribe y Europa son los principales nexos de contagio. Pero hay casos que aún están en duda. Para qué sirve la ampliación de los testeos.

Pablo Icardi

Pablo Icardi

Llegaron desde España y ambos tuvieron síntomas. Los dos fueron internados varios días después. Él murió ayer. Se trata de un hombre de 44 años y es la víctima más joven de coronavirus en Mendoza y también el caso que más alerta sobre el impacto de la enfermedad, pues no tenía ninguna enfermedad previa y por su edad no estaba entre los grupos de mayor riesgo.

Entre los casos de coronavirus que se diagnosticaron en Mendoza la mayoría responden a los parámetros que estaban previstos: personas que viajaron o tuvieron contacto con el exterior a través de algún tercero. Pero hay un grupo que aún está en análisis por dudas con el nexo epidemiológico y también por la evolución de los casos.

Es lo que pasó con los médicos de la Clínica Francesa, institución que entró en “cuarentena” particular por la posibilidad de que haya circulación. En ese caso hay cuatro personas que tienen coronavirus y un registro inquietante: en ese lugar se atendió un hombre de 73 años por un problema traumatológico. Pero ese hombre luego fue diagnosticado con coronavirus y murió por la enfermedad. Hay otros pacientes sobre los que hay dudas acerca del nexo epidemiológico.

El promedio de edad de las personas contagiadas es de 51 años. Fuera de la media hubo un solo caso de una paciente pediátrica y hay 15 que están dentro del grupo de mayor riesgo. Tres de ellos fallecieron. En cuanto a la índice de mortalidad, es una estadística que no puede determinarse en Mendoza porque aún hay desconocimiento sobre la cantidad de casos reales y cualquier dato puede caer en una aberración estadística.

Detrás de ese dato desconocido, está la principal incertidumbre: cuántos casos reales de coronavirus hay en Mendoza. En el grupo de expertos que analiza la situación toman como dada una situación que se reproduce en todo el mundo. En el universo de personas que tienen el virus hay quienes transitan de manera asintomática la enfermedad. De ellos, no todos tienen la posibilidad de contagiar.

Donde se contagiaron

Hasta ahora en Mendoza solo se analizaban los casos con nexo epidemiológico, es decir quienes habían viajado y tenían síntomas. Luego se amplió a los contactos de esas personas. La mayoría de las personas que fueron diagnosticadas no tuvieron síntomas agudos. Hasta ayer había 6 personas en terapia intensiva. En total 9 personas necesitaron ese tipo de asistencia y 4 murieron.

Lo primera medida que se tomó cuando se declaró el estado de pandemia y crecía la posibilidad de que el virus llegue a Mendoza fue cerrar las fronteras y restringir los viajes. Cada viajero debía entrar en cuarentena. Primero fue para personas que provinieran de países donde había circulación del virus. Pero la medida se tomó con información aún parcial y, por ejemplo, no estaban incluidos Brasil, el Caribe y Chile. Pues en Mendoza el principal nexo de contagio han sido esos sitios.

Ocho personas se contagiaron en Brasil, pero además al menos tres personas más tuvieron contacto con viajeros a ese país y se contagiaron. Otras 12 se contagiaron en algún otro país de América. Entre ellos, el Caribe es el principal nexo y Chile ha sido la puerta de entrada para la mayoría. Europa es el tercer grupo de contagio más importante para los pacientes con coronavirus que fueron diagnosticados en Mendoza (7 en total hasta ahora).

Hay 7 casos de personas que no viajaron y contrajeron el virus en Mendoza. Oficialmente están registradas con nexo epidemiológico por haber tenido contacto con alguien que viajó y contrajo el virus. En ese grupo hay algunos casos dudosos, como el de una mujer que fue anfitriona de un grupo de brasileños y el del hombre que solo había viajado a Mar del Plata, pero regresó a Mendoza el 3 de marzo. 

Ahora la estrategia de detección de casos de coronavirus se ampliará, gracias a que llegaron los reactivos que la Provincia compró. En esa etapa se testearán personas que lleguen a los centros de salud con síntomas compatibles con la enfermedad, pero también asintomáticos. La intención es tener un muestreo poblacional para analizar el impacto real de la pandemia en la provincia.

Para la otra etapa de abordaje también se prepara la infraestructura. Los centros de salud representarán el primer anillo de contención. Además, se sumará la infraestructura adecuada para personas que requieran aislarse, que serán internadas en gimnasios, clubes y otros edificios adecuados para ello y hasta en el Polo Judicial. El último anillo es el de los hospitales públicos y privados donde se asiste a personas con síntomas agudos y donde buscan aumentar la cantidad de camas con respiradores y otros insumos críticos. 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?