La ruta para llegar a la compra de alimentos con sobreprecios que hizo Desarrollo Social

La ruta para llegar a la compra de alimentos con sobreprecios que hizo Desarrollo Social

En Uno Nunca Sabe (MDZ Radio), el periodista Matías Longoni explicó el recorrido que hizo hasta dar con las verdaderas entidades que contrató el ministerio de Daniel Arroyo para comprar alimentos con precios sobrevaluados.

MDZ Radio

MDZ Radio

El Ministerio de Desarrollo Social, a cargo de Daniel Arroyo, en el marco de la emergencia sanitaria hizo pública las compras autorizadas de alimentos de primera necesidad —aceite, fideos, azúcar, arroz y lentejas—  destinadas a abastecer a las familias más vulnerables. Se trata de “contrataciones directas” no sujetas al Régimen de Contrataciones de la Administración Pública Nacional. Y el escándalo por el caso tuvo que con los sobreprecios detectados. Por ejemplo, se compraron 340 mil envases de aceite comestible mezcla por 1,5 litros cada uno, a un precio unitario de $ 157,80, marca Índigo, y otros 340 mil litros de mismo producto, marca Ideal, a 158 pesos, aunque según Precios Máximos, no debería pagarse más de 98 pesos por ese producto, en la misma presentación.

El periodista Matías Longoni fue quien detectó las irregularidades tras revisar el Boletín Oficial y el sitio oficial comprar.gob.ar. Y en MDZ Radio contó cómo fue el proceso para dar con esta revelación que ha impactado a nivel nacional, constituyéndose en el primer caso visible y sospechoso de sobreprecios en el gobierno peronista que asumió en diciembre último:

"Lo que hice fue entrar a la web de Comprar, que publican todas las licitaciones y empresas favorecidas. Y allí hay un listado de proveedores. Me puse a revisar porque las resoluciones que había publicado Desarrollo Social en el Boletín Oficial las mencionaba con nombre y apellido. Más allá de los sobreprecios, seis empresas participaron de este concurso. No son empresas conocidas. Y lo primero que surgía en la base de datos de proveedores es que casi todas son intermediarias, mayoristas, que no solo le venden alimentos al Estado sino que también otros productos (librería, por ejemplo). Entonces la primera conclusión es que si el Estado le compraba a los productores se ahorraba dinero. Pero  acudió a un intermediario que conoce esta logística", explicó. 

Matías Longoni

Y lo que surge a partir de esto, a quién definitivamente le compró el Estado:

"Si uno cruzaba los datos utilizados por estas empresas para inscribirse y poder ser proveedores del Estado ahí venia la sorpresa porque ya no son seis empresas y ya no hay una compulsa de precios, sino que da toda la sensación de tongo arreglado porque de las cinco que quedan y no son productoras de alimentos hay cuatro que repiten datos. Por ejemplo, Sol Ganadera SRL, que por esta compra va a recibir 83 millones de pesos es la misma empresa que Alimentos General, que va a cobrar 49 y que aparece como otra empresa en la licitación, repiten la misma sede social, Corrientes 1327 piso 4 (Ciudad de Buenos Aires). Lo mismo sucede con otras empresas, en el que duplican entidades para hacer este negocio,que es costoso", agregó.

"Si vos siendo funcionario, por la urgencia, tenés la presión de un club, como si fuera el club de la obra pública, por lo menos ese funcionario merece un tirón de orejas", concluyó.

El audio completo con la entrevista:

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?