Opinión

Frigerio: "Urge que el presidente convoque a economistas de distintos pensamientos"

El exministro del Interior publicó una columna de opinión en la que solicita que se convoque a economistas de diferentes extracciones ideológicas "para que, cuanto antes, diseñen un paquete de medidas para salir de esta crisis que nos golpea a todos".

MDZ Política
MDZ Política lunes, 27 de abril de 2020 · 10:33 hs
Frigerio: "Urge que el presidente convoque a economistas de distintos pensamientos"

En una columna de opinión, el exministro del Interior Rogelio Frigerio manifestó su preocupación por lo que puede ocurrir en el país si no se atienden las urgencias económicas. Bajo el título "El día después de mañana" remarcó que "estamos siendo testigos de la recesión más violenta y repentina de la historia moderna" y sostuvo que "lo primero que hay que lograr es evitar un colapso social" y lo segundo "rescatar el entramado productivo y salvar a todos los puestos de trabajo que se pueda".

"Cada empresa que quiebra destruye capital y empleo, restando energía a la recuperación del día después. Por esto, la asistencia de los gobiernos es imprescindible. en todo el mundo. Pero debemos aceptar que en el caso argentino se dispone de pocos instrumentos de política económica frente a una crisis distinta a todas las que conocimos. Básicamente, tenemos un Estado quebrado y no tenemos crédito. Urge entonces que el presidente convoque a economistas de distintos pensamientos e ideologías para que, cuanto antes, diseñen un paquete de medidas para salir de esta crisis que nos golpea a todos con una fuerza creciente, pero sobre todo a los más vulnerables. La respuesta del arco opositor, me atrevo a asegurar, va a ser también mayoritariamente positiva. No son pocos los dilemas a enfrentar. Nuestra economía no estaba bien antes de que saliera a la luz este nuevo virus, y ahora está mucho peor. El Banco Central apura el ritmo de producción de billetes para que el Tesoro pueda hacer frente a las responsabilidades preexistentes y a las que se sumaron con la aparición del COVID 19. Al mismo tiempo, el ministerio de Hacienda está enfrascado en la reestructuración de la deuda, con un final abierto", remarca.

"Frente a esto, el Estado solo cuenta con tres formas de financiar sus gastos: los impuestos, la deuda o la emisión monetaria. Para los que creen que la primera opción está agotada, que no hay margen en este contexto para aumentar una presión impositiva que está dentro de las más altas del mundo (más allá de pedir la colaboración de los que más tienen, que aporta ayuda pero no soluciona el problema), la opción se reduce en el corto plazo a las otras dos: más deuda o más emisión. En este sentido, es probable que en algún momento el presidente tenga que enfrentar el dilema de modificar la Carta Orgánica del Banco Central para permitir una mayor emisión (con lo que eso implica para las señales que después afectan la demanda de dinero y derivan en más inflación) o procurar negociar la deuda de forma tal que la Argentina pueda -aún a tasas altas- conseguir financiamiento para hacer frente a sus obligaciones perentorias. Surge también, con clara evidencia, que esta crisis puede resultar en una oportunidad para que finalmente la política discuta algo a lo que le viene escapando desde siempre: decidir con precisión que partidas presupuestarias no son indispensables, para poder privilegiar sin dilaciones, de manera genuina y sostenible, a aquellas que sí lo son", agrega.

Lee la columna completa.

Archivado en