Suarez va por la emergencia total y más poder para crear una "burbuja" en Mendoza

Suarez va por la emergencia total y más poder para crear una "burbuja" en Mendoza

El Gobernador busca empoderarse en la crisis. La "burbuja" que pretende para evitar que Mendoza tenga circulación del virus y la oportunidad política que, creen, puede representar la crisis. La visita que recibió en la residencia oficial.

Pablo Icardi

Pablo Icardi

El vértigo de la situación era tal, que ni para reclamar hubo tiempo. "Esto cambia muy rápido", se resignaban en la residencia del Gobernador de Mendoza, en Luján. Y se referían a la falta de consulta de parte del presidente Alberto Fernández sobre las medidas que tomó y que cambiaron el escenario nacional. Un día antes, en Mendoza tenían bronca por el rumor de suspensión de clases, medida que en el Ejecutivo local querían postergar lo más posible.

Pero el enfoque cambió: ahora buscan que Mendoza sea una burbuja para amenguar la posibilidad de circulación del virus. Por eso Rodolfo Suarez redobló la apuesta y además del cierre de fronteras ordenado por Fernández, pide que los argentinos tampoco puedan salir y hasta el cierre del aeropuerto. Con algo de sobreactuación en el medio, el Gobernador también entiende que la situación requiere un liderazgo distinto y que para él es una oportunidad. La crisis se genera con un enemigo sin culpables y la vulnerabilidad suele empoderar a quien conduce; si lo hace bien claro está. 

La reunión de ayer tuvo algún carácter de relanzamiento. Y tuvo una visita particular: Alfredo Cornejo llegó a la residencia oficial. Para acompañar, aseguran, no para ordenar. "Fue un gesto de apoyo y ayuda", explicaron. 

La Legislatura volverá a tener receso, pero antes el Gobierno enviará un proyecto para darle amplias atribuciones a Suarez para decidir. Será una emergencia total: sanitaria, económica y financiera. La intención es tener la potestad para mover partidas presupuestarias, decidir sobre el personal y probablemente también buscar recursos; endeudarse, en caso de que haga falta. El proyecto no está redactado y se solapará con la sanción del Presupuesto, que aún no está terminado. 

Suarez busca empoderarse. Por ahora no ampliará el Comité creado por el Decreto de emergencia y las decisiones las tomará el "gabinete chico" que conduce el propio Gobernador junto con Víctor Ibáñez. 

En el Gobierno se entusiasman con el lado "b" de la crisis: el resurgimiento de la figura del Gobernador. 

Letra chica

La catarata de medidas anunciadas ayer no tiene letra chica. Primero era ejecutar, luego emprolijar. El director de Escuelas José Thomas lo explicó claro. "Confío en las directoras para gestionar", resumió. Se refería a la capacidad de respuesta y adaptación de cada unidad de gestión. Luego, desde hoy, vendrán las reglamentaciones específica y tras eso, los problemas finos. En las escuelas, por ejemplo, se notará la enorme desigualdad que hay. Hay alumnos que podrán acceder a contenidos desde sus casas, pero muchos otros que estarán lejos de ello por falta de conectividad. Pero el tiempo, creen, se recuperará. 

La vida "indoor" a la que Mendoza estará sometida durante al menos 15 días aún no está reglamentada, al igual que las excepciones. No se habló cómo, por ejemplo, se reglamentará el transporte de mercaderías y el acceso a los centros comerciales. 

El bloqueo total de las actividades privadas se sentirá fuerte y también dependerá de la voluntad. No hay forma de que el Estado controle todo, salvo con un enfoque "militarizado" de la situación. El otro hecho político que el Gobernador busca ejecutar para ordenar, es que los intendentes se subordinen a su mando.

 

El coronavirus sacó a la luz las diferencias, incluso entre jefes comunales del mismo partido y también reveló cómo algunas las cáscaras institucionales estaban vacías.  Hasta la semana pasada las decisiones eran aisladas y cruzadas. Intendentes cortaban todo sin consultar a sus vecinos. Por eso Suarez convocó a todos para que avancen en sintonía. 

El bloqueo institucional también abarcará a la Justicia que hoy decidirá cómo ejecuta un parate sin mayores consecuencias en las causas críticas. Para eso se reúne la Corte con el Procurador. Incluso en ese poder del Estado hubo divergencias la semana pasada, cuando las fiscalías se cerraron, pero el edificio de Tribunales seguía de puertas abiertas. 

Un tema a resolver para es el económico y el fiscal. La recaudación caerá más y hay dudas sobre qué ocurrirá con los vencimientos de impuestos y la presión para el cumplimiento. En un contexto de derrumbe económico como el que se espera, analizan qué pasos a seguir. 

El cierre de todas las conexiones aéreas, incluso con destinos de cabotaje, parece una medida difícil de lograr porque depende de la Nación y hasta está penado por la ley cortar el derecho a movilizarse sin que medien medidas más drásticas. Pero también revela cómo algunas medidas se tomaron tarde. Fue el caso del cierre del vínculo con Chile. Es que el país vecino es base de operaciones de muchos turistas que llegan hasta allí para venir luego vía terrestre a Argentina.

Esa vía de comunicación estuvo liberada hasta ayer. Incluso hubo un "agujero negro" de control en la Vendimia. Para los festejos llegaron cientos de turistas y hasta funcionarios de otros países que están con circulación del virus y no fueron incorporados en ningún protocolo. 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?