Adaro propone cambios en el funcionamiento de la Corte

Adaro propone cambios en el funcionamiento de la Corte

El juez de la Suprema Corte aprovechó que se ha puesto en discusión la situación de los equiparados a magistrados y puso sobre la mesa nuevos debates que considera necesarios para mejorar la forma de trabajo de la Justicia.

Mariano Bustos

Mariano Bustos

No hay mal que por bien no venga. Esa frase aplica para el pensamiento que Mario Adaro pretende instalar por estos días en la Suprema Corte. La pelea entre la Sala Administrativa y los jueces civiles más la eclosión que generó el proyecto del gobernador Rodolfo Suarez para terminar con las asimetrías salariales que genera la existencia de "equiparados a magistrados" ha generado un sismo interno en la Justicia. En ese contexto, Adaro aprovecha para plantear la necesidad de reformas sustanciales que ayudarían a mejorar el funcionamiento de la Suprema Corte.

Sobre todo, en una Suprema Corte que se encuentra partida en dos. Ya nadie se preocupa por esconder las diferencias que existen entre el ala que integran Julio Gómez, Omar Palermo, Mario Adaro y Jorge Nanclares respecto al otro sector que nucléa a Pedro Llorente, Dalmiro Garay y José Valerio.

Para romper esa situación Adaro plantea que se imite el funcionamiento de otras cortes provinciales en las que el presidente del tribunal es rotativo y no por elección. "Hay que superar la idea de elegir presidente. La presidencia debería ser rotativa", expresó en la emisión especial de MDZ Radio el día del Carrusel. 

Allí, el magistrado dejó claro que "siempre hay situaciones de conflicto" pero remarcó que "los cambios deben ser una oportunidad para una nueva etapa". "Primero fue lo de los jueces civiles y después lo de los sueldos. Pero me parece que lo que está generando el conflicto es el modelo de toma de decisiones. Hay que pensar un modelo nuevo", aseveró.

Por ejemplo, sostuvo que al hacer rotativo el mecanismo de selección de presidente en la Suprema Corte se evitan divisiones dentro del tribunal. Pero al mismo tiempo fue un paso más allá y remarcó que decisiones como la que tomó la Sala Administrativa de quitar personal del fuero Civil para reforzar los juzgados de Familia  deben tomarse en pleno. Es decir, por los siete jueces.

Ese fue el detonante de la batalla que se generó entre los jueces civiles y la Corte y que derivó en un pedido de acceso a la información pública para que la Corte informe la cantidad de funcionarios equiparados a magistrados que tiene bajo su órbita. Días más tarde, MDZ reveló que la secretaria privada de Jorge Nanclares, Elizabeth Carbajal, cobra 406 mil pesos de bolsillo y no paga impuesto a las ganancias porque es una de las personas equiparadas a juez.

Para Adaro quedarse en ese ejemplo genera un efecto "distorsivo" y cuestionó que ese haya sido el detonante para construir el proyecto de ley que Rodolfo Suarez envió a la Legislatura. "En un momento se tomó la decisión  de reivindicar a funcionarios muy importantes para el funcionamiento de la Justicia. No se si se eligió el mejor camino y tampoco si la solución es esa ley", admitió.

Por último planteó que todo esto debe servir para hacer una reforma organizacional de la Corte con un diseño institucional moderno apostando a la tecnología y datos abiertos. "En los últimos se presentaron muchos proyectos para reformar la Justicia pero para la Corte solo se les ocurrió elevar el número de magistrados", cuestionó Adaro y planteó que es momento impulsar cambios innovadores.  

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?