En detalle: la mecánica de la estafa que salpica a la política

En detalle: la mecánica de la estafa que salpica a la política

Los involucrados prometían dinero que supuestamente llegaba por un plan nacional. En realidad se trataba de dinero de una cooperativa de vivienda que hoy reclama 4.9 millones de pesos. En el medio quedó la mutual de agentes de Policía.

Mariano Bustos

Mariano Bustos

A medida que pasan los días se van conociendo detalles sobre una causa que tiene como imputado al exsubsecretario de Relaciones con la Comunidad del Ministerio de Seguridad, Alejandro Gil. Se trata de un hombre vinculado políticamente al exvicegobernador Carlos Ciurca y las declaraciones aportadas por distintos involucrados lo ubican como una pieza clave en el mecanismo que se utilizó para robarle al menos 4.9 millones de pesos a una cooperativa de vivienda.

En concreto, se lo acusa de haber realizado gestiones para que 248 personas le dieran el CBU de su cuenta bancaria, a las cuales se hizo una transferencia de 20.000 pesos por cuenta. El dinero luego era retirado por el titular y entregado en mano -en algunos casos el titular se quedaba una comisión- a Alejandro Gil o alguien de su confianza.

Así lo declaró ante la Fiscalía de Delitos Económicos uno de los titulares de cuentas bancarias a las cuales la Cooperativa de Vivienda Manna le transfirió dinero. "El 18 de diciembre del 2018 Alejandro Gil me pide por favor si podía prestarle mi cuenta bancaria porque no sé qué problema había tenido él con la suya, por lo que le pasé por whatsapp el CBU y los datos de la cuenta", reconoció ante el fiscal de Delitos Económicos.

"Pregunté cuál era el monto que necesitaba depositar y cuando me dijo que eran 20 mil pesos le dije que no tenía inconvenientes porque no es un monto extraordinario ni sospechoso", manifestó el testigo y dijo que accedió a todo porque conocía desde hace tiempo y que por eso confió en él. El día 18 de diciembre le paso los datos y el 19 me dice que le habían avisado que estaba depositada la plata. Coordinamos con él para ir al banco el día 20 de diciembre. Ese día fuimos al Banco Nación sucursal Mendoza, de Necochea y 9 de julio, retiramos el dinero y le di la plata a Alejandro", narró ante las autoridades y dijo que Alejandro Gil se llevó 19 mil pesos mientras que él se quedó con 1000 por los gastos administrativos y descuentos.

Según pudo indagar MDZ, situaciones similares se dieron con el resto de los 248 beneficiarios que cobraron 20 mil pesos en sus cuentas bancarias. Por ejemplo, una joven militante de La Cámpora se comunicó con MDZ molesta porque su nombre figuraba en el listado de los presuntos partícipes en esta estafa. "A mi una amiga y compañera de militancia me pidió el CBU. Me dijo que era  plata para ayudar a  un amigo del hermano que acababa de fallecer en el sur y estaban muy mal económicamente", explicó y dijo que esa amiga también aparece en el listado de tomadores de crédito.

A otros involucrados se les dijo que el dinero venía de un programa nacional y a cambio de dejarse una parte de los $20.000 les solicitaban el CBU para recibir la transferencia.

En total fueron al menos 248 los préstamos truchos que se hicieron gracias al convenio que existe entre la Mutual AMSA y la Cooperativa de Vivienda Manna. Para que esto fuese posible tuvo un rol clave el titular de AMSA , Ricardo Villarreal. En concreto, fue parte de la cadena ya que enviaban la solicitud del préstamo a la Cooperativa de Vivienda Manna pero sin seguir el procedimiento habitual al momento de liquidar los préstamos. En otras palabras, el dinero llegaba pero no había forma de recuperarlo.

"La mecánica resultó ser una eficaz maniobra de defraudar a la Cooperativa tramitando y obteniendo depósitos de dinero a doscientas cuentas distintas que nunca firmaron ningún mutuo, ni son socios de la Mutual (condición contractual para obtener un mutuo) ni mucho menos se les realizó descuento alguno por bono de sueldo", denunciaron desde la Cooperativa de Vivienda ante la justicia local.

Pero lo que más llama la atención es que entre los nombres de las personas que recibieron $20 mil en sus cuentas no solo aparecen jóvenes militantes sino también personas estrechamente vinculadas a la política. La justicia deberá determinar si esto se debe al entorno en que se movía Gil o si existió algún nexo directo con partidos políticos en la maniobra para hacerse con el dinero con fines de financiamiento o cualquier otra índole.

Lo cierto es que en el listado de beneficiarios y partícipes necesarios aparecen, por ejemplo, el exsecretario de Carlos Ciurca Andrés Persia o Luciano Sisti. Según la denuncia es asesor de Omar Félix en el Congreso del legislador, pero este negó cualquier tipo de vínculo. También el joven político Emmanuel Fugazzoto figura en el listado.

"El rol de los doscientos tomadores de los mutuos fraudulentos los hace claramente partícipes necesarios de la estafa: no solo que sin su participación este hecho hubiera sido imposible de cometer y llevar a cabo, si no que desde una elemental lógica que es que se encuentra acreditado por la prueba presentada (se adjuntan los 257 comprobantes de transferencias a la cuenta de cada uno de los 200 denunciados) que cualquiera que recibe una transferencia de $20.000 de una Cooperativa con la que nunca tuvo relación alguna, mínimamente debe sospechar del error. Claramente no sólo sospechaban, si no que fueron parte de la maniobra defraudatoria", remarcan los denunciantes.

Por último, los denunciantes aclaran que la Cooperativa de Vivienda solo está buscando recuperar los casi 5 millones de pesos que le fueron sustraídos y dijeron que todos los involucrados tienen la posibilidad de ir a una instancia de mediación y devolver los 20 mil pesos que cobraron. En el medio quedó la mutual AMSA, que también debería hacerse cargo de la deuda que se generó con la cooperativa damnificada. Según la querella, serían varios más los empleados de la mutual involucrados y la estafa podría ser aún mayor.

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?