La Corte realizará mañana un plenario clave para el conflicto

La Corte realizará mañana un plenario clave para el conflicto

Los integrantes del alto tribunal se reunirán para definir si ratifican o no la acordada 29489, que le quita personal a la Justicia Civil para trasladarlo a los tribunales de Familia. El tema divide a sus integrantes y provocó una inédita queja de los magistrados a los que les retirarán empleados.

Juan Carlos Albornoz

Juan Carlos Albornoz

La apertura del año judicial es, desde lo institucional, un acto asimilable al de inicio de sesiones ordinarias en la Legislatura del 1 de mayo. Tal como el gobernador, el presidente de la Corte hace un balance y traza objetivos. Habla también el titular del Poder Ejecutivo.

El evento se realiza hoy y tendrá características particulares. La totalidad de los jueces civiles que trabajan en tribunales (son 30) no bajará al salón de actos del Poder Judicial a escuchar al presidente de la Corte, a modo de repudio. Y es más, lanzaron un inédito boicot contra Nanclares para vaciar el acto que arranca a las 11.

En medio de este clima enrarecido, los integrantes del alto tribunal dilataron hasta mañana el plenario que inicialmente iban a realizar ayer y en el que, se supone, definirán el futuro de la acordada 29489.

Hasta ahora, las opiniones están divididas: mitad de la Corte la defiende y la otra mitad no

Lo cierto es que los magistrados en rebeldía pidieron que tampoco asistan al acto sus colegas de otros fueros, el personal de la Justicia y los representantes de la Asociación de Magistrados y el Colegio de Abogados. Habrá que contar, entonces, cuántas sillas vacías hay en el salón a la hora del acto para medir el impacto.

La Corte, o al menos la parte de ella que está enfrentada con los jueces civiles, apuesta a que el boicot de los jueces fracase. De hecho, hubo rumores de suspensión del acto, pero al final fue ratificado. Cuenta Nanclares con la presencia de la Asociación de Magistrados y también de los referentes sindicales, por lo menos. 

Hay que recordar que Nanclares firmó una reforma que les quita empleados a los juzgados civiles y los traslada a la Justicia de Familia.

Carlos Quiroga Nanclares, secretario de Gestión, recomendó esta medida a partir de estadísticas sobre el cúmulo de trabajo en los distintos fueros. Pero los jueces civiles consideran erróneas las mediciones, ya que se basan en decretos escritos que no reflejarían el trabajo "invisible" de la oralidad judicial.

El piquete de la semana pasada dio paso a otras reacciones. Ante la quita de personal que dictó la Corte para los tribunales civiles, reclamaron que el alto tribunal transparente cuánta gente trabaja para los ministros.

Y anunciaron el faltazo al acto de hoy. Aunque el evento no implica asueto para sus asistentes, han decidido mostrar públicamente que van a quedarse trabajando en sus oficinas mientras el presidente de la Corte da su mensaje.

Ante las reacciones, Nanclares ha buscado el diálogo con los magistrados y ha tratado de desandar su propio camino, pero no consiguió hasta ahora soluciones. 

De hecho, se habría ganado las quejas de sus pares por no haber acordado qué iba a negociar con los magistrados del fuero civil. Hay que recordar que la acordada de la discordia había sido firmada por los otros dos miembros de la Sala Administrativa, Omar Palemo y Julio Gómez.

La tensión en tribunales por los juzgados civiles ha conseguido dejar en segundo plano otro asunto que preocupa a todos: el proyecto de reforma del régimen jubilatorio de los magistrados de todo el país.
 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?