Tras 12 años de demora, intiman a político a devolver dinero malversado

Tras 12 años de demora, intiman a político a devolver dinero malversado

El escándalo tuvo lugar durante la gestión de Omar Parisi en Luján de Cuyo. El presidente del Concejo Deliberante de aquel momento, Sergio Vicente Abraham, fue condenado penalmente por fraude a la administración pública. Esta semana un juez civil lo emplazó para que devuelva el dinero.

Mariano Bustos y Kevin Maroto

La Justicia suele tomarse sus tiempos y en este caso particular fueron más de 12 años. El juez civil Juan Darío Penisse emplazó al expresidente del Concejo Deliberante de Luján de Cuyo a devolver el dinero que malversó mientras estuvo al frente del mismo en el año 2007. Se trata de Sergio Vicente Abraham, quien fue condenado en el año 2008 por fraude a la administración pública y ahora deberá resarcir el daño que causó a la comuna.

Abraham fue el presidente del Concejo durante la gestión de Omar Parisi. Gracias a la labor del Tribunal de Cuentas se detectó un mecanismo fraudulento mediante el cual el funcionario cobraba el dinero de empleados "ñoquis". Por ese motivo a Abraham se lo condenó por “fraude a la administración pública en la modalidad de administración infiel en concurso ideal con instigación al delito de falsificación de instrumento privado equiparado a público reiterado".

En concreto, se lo encontró culpable de la designación de personal en carácter de contratados sin que esas personas hayan prestado función alguna en el Concejo Deliberante. Con la ayuda de otros agentes, se procedía a percibir esas remuneraciones cobrando dinero en efectivo y -en otros casos- retirando los cheques correspondientes, los que habría prestado al cobro habiendo falsificado para ello los correspondientes endosos de los beneficiarios. Por todo ello, la Justicia penal determinó que "hallándose entonces Sergio Abraham a cargo de los recursos antes señalados habría violado los deberes a su cargo y con el fin de procurarse para sí un lucro indebido, habría designado personal que no presta servicio, percibiendo a su vez sus haberes, ocasionándole el consiguiente perjuicio patrimonial a la Comuna".

Allá por el año 2008, el propio Sergio Abraham reconoció la autoría de los hechos de los cuales lo acusaban y solicitó un juicio abreviado que terminó con una condena de tres años de prisión en suspenso e inhabilitación perpetua para ejercer cargos públicos. Sin embargo, el exconcejal peronista ahora ha recibido otro cachetazo ya que la Justicia Civil lo emplazó a devolver el dinero.

En concreto, se trata de 196 mil pesos a valor del 2008, por lo que hay que sumar intereses acorde a la inflación de la última década. Si bien el cálculo aún no se ha realizado, se trata de un cifra ampliamente superior.

Si bien la defensa de Abraham esgrimió que ya existió otro fallo civil que desestimaba el reclamo de la Municipalidad e incluso que existe una Acción Procesal Administrativa en la Corte en la que Abraham pide revisar el accionar del Tribunal de Cuentas, el juez Penisse determinó que el condenado debe devolver el dinero. Cabe aclarar que se trata de un fallo de primera instancia que puede ser apelado por la defensa del acusado.

 El razonamiento es sencillo. En primer lugar está demostrado que Sergio Abraham "defraudó a la administración pública, violando los deberes a su cargo y percibiendo haberes de personas que no prestaron servicios para el municipio o no lo hicieron en las condiciones en las que fueron designados". En base a ello, Penisse esgrime que "la idea de daño no puede ser pensada en el vacío y no puede hablarse genéricamente de daño sino de los daños que algo o alguien ha sufrido". 

En este caso en particular, el juez explica que el “daño” se configura por la “privación de los fondos públicos” que administraba el demandado y que podrían haberse destinado  a la realización de obras públicas, nombramiento de personal idóneo para realizar las tareas de beneficio de la comunidad, compra de unidades automotrices, camiones destinados a la recolección de residuos, barredora, etc. Por eso, emplaza al condenado para que en el plazo de 10 días deposite 196 mil pesos más los intereses acumulados del año 2008 a la fecha.

La justificación del condenado

En su relato, el expresidente del Concejo Deliberante de Luján intentó "naturalizar el fraude" señalando que se trata de "un hecho normal de la política. "Lo que hacía el demandado era lo mismo que venían haciendo sus antecesores y que siguieron haciendo los posteriores", sostuvo la defensa en el juicio.

"Lo que hacía el actor era lo mismo que venían haciendo sus antecesores (y que siguieron haciendo los posteriores), pues de otro modo no se justificaría que para un municipio que en el año 2007 presupuesta para sus gastos la suma cercana a los $61.000.000, para un cuerpo de 12 integrantes, para ese año 2007 hubiese un presupuesto de casi $ 2.900.000 para 'personal' (casi el 6,5% del presupuesto municipal), suma que además anualmente se va incrementando por un "cambio de partidas", argumentaron los defensores de Abraham y remarcaron que ese presupuesto del Concejo Deliberante se destinaba en su totalidad "única y exclusivamente a personal".

Leé el fallo completo

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?