Arroyo aseguró que los futuros planes sociales serán con contraprestación

Arroyo aseguró que los futuros planes sociales serán con contraprestación

El ministro de Desarrollo Social insistió que el país debe crear un mecanismo de ayuda social con contraprestación por parte del beneficiario.

MDZ Política

MDZ Política

Daniel Arroyo, ministro de Desarrollo Social, comentó que Argentina debe avanzar hacia un “ingreso social ciudadano” luego del fin del Ingreso Familiar de Emergencia (IFE), aunque agregó que esa ayuda económica debe estar acompañada de una contraprestación laboral de los beneficiados.

"La Argentina tiene que ir a un ingreso social ciudadano, un ingreso que sirva como base de reconstrucción. No es que me parece a mí, lo dice la Cepal, lo están haciendo en España y en Alemania. Está muy instalado", aseguró Arroyo.

Además, insistió que el país debe "ir caminando hacia ese lado", y referenció al programa Potenciar Trabajo: "Todo apoyo económico tiene que tener una contraprestación por el trabajo".

Con respecto al impacto del IFE, aseguro que “marcó el verdadero nivel de informalidad que hay en la Argentina. Hay entre 15 y 16 millones de personas que se beneficiaron con él; 9 millones de familias. Marca el verdadero nivel de informalidad del país".

"Hay una parte importante de la gente que la tienen más complicada: los jóvenes y los nuevos pobres, los que se quedaron sin trabajo. Por eso generamos el Plan Potenciar Inclusión Joven para jóvenes de 18 a 29 años, becas de $8500 por 12 meses para proyectos productivos, culturales y educativos y para que terminen la escuela secundaria", aclaró.

"Aquel que está pagando impuestos, la tiene complicada y quiere saber qué pasa con los demás, hay que entender que en la Argentina todos trabajan", comentó respecto a las personas que se quejan de los planes sociales.

"En los comedores, el grueso de las personas que tienen programas sociales trabaja. Todo apoyo del Estado tiene que haber una tarea de parte del que lo recibe. Va a achicar esa distancia. Estamos haciendo un cambio profundo, ahora tienen que trabajar", agregó.

Respecto a los datos que se conocieron del Observatorio Social de la Universidad Católica Argentina (UCA), que mostraron que el 44% de los argentinos son pobres y 60% de los niños del país viven en la pobreza, comentó que: "la situación social es crítica en la Argentina. Tenemos 11 millones de personas con asistencia alimentaria. En las últimas semanas el número empezó a bajar, pero es una verdadera situación crítica".

Por otro lado, aseguro que “desde hace 4 semanas ha bajado sostenidamente" la cantidad de personas que asisten a comedores, pero que con la pandemia subió de "8 millones a 11 millones” y que “va a pasar mucho tiempo para que vuelvan a ser 8 millones".

Sin embargo, consideró que "en la Argentina no hay condiciones para un conflicto social" en diciembre porque "no hay ánimo, hay mucha gente que está angustiada".

Según su perspectiva: "sacando el problema del trabajo y el coronavirus, el endeudamiento y el costo de alimentos son los temas más críticos. Más del 40 por ciento de la gente no accede a créditos bancarios. En los barrios la gente recurre al financista de la esquina al 200 por ciento anual. Tiene que pedir un recrédito para poder pagar. Encaramos un mecanismo de crédito no bancario al tres por ciento. Queremos extenderlo mucho para que puedan comprar máquinas, insumos y apoyar a las 6 millones de personas que trabajan por su propia cuenta".

"La última medición de inflación del Indec de la canasta de alimentos fue de 4,8. En nuestro propio Indec barrial era más alta. Tiene que ver con la cuestión externa, con el dólar, con que somos un país que produce alimentos y exporta a la vez. Hay acercar al productor y al consumidor. Apuntamos a tener 400 mercados centrales y a que los pequeños productores puedan producir", comentó Arroyo.

(Fuente: Diario Clarín)

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?