Vuelven las clases presenciales en algunas escuelas de Mendoza

Vuelven las clases presenciales en algunas escuelas de Mendoza

El Gobierno tiene decidido avanzar con la apertura de escuelas antes del final del ciclo lectivo. No será un retorno masivo, sino solo para algunos casos. Usarán espacios más amplios que la aulas. Buscan vincular a quienes han tenido más dificultades, pero también lograr un hecho simbólico.

Pablo Icardi

Pablo Icardi

En marzo hubo un hecho simbólico que marcó el impacto de la pandemia y el inicio del aislamiento: las puertas de las escuelas se cerraron con llave; los alumnos quedaron confinados y solo se vincularon con sus docentes a través de medios electrónicos. Ahora que la crisis sanitaria mermó un poco y Mendoza vuelve al "distanciamiento social" el ciclo lectivo terminará con un gesto que tendrá valor simbólico también. Algunas escuelas abrirán para volver a recibir alumnos. 

El Gobierno decidió avanzar con la apertura de algunas escuelas para recibir alumnos, aún cuando las clases están cerca del final. La intención del gobernador Rodolfo Suarez es algunas escuela abran, siguiendo el protocolo y de manera parcial. No habrá clases masivas, ni tampoco apertura libre. Pero sí vínculo entre docentes y los alumnos con mayores dificultades con la idea de prepararlos para el año que viene. 

La posibilidad de que vuelvan las clases ya las había habilitado la Nación hace 15 días. Pero dependía de la situación sanitaria de cada distrito. En Mendoza no se apresuraron a hacerlo por la situación sanitaria y porque las condiciones edilicias no son acordes a lo que requieren los protocolos. Lo mismo con la movilidad. 

Suarez prepara el Decreto que reglamentará la nueva etapa del distanciamiento social. Esa norma incluirá nuevas actividades permitidas (desde el fútbol 5, hasta reuniones restringidas por cantidad) y en ese plano habrá algunos ejes claves. Uno será la apertura de los jardines y actividades educativas y recreativas para niños. También el retorno de las clases presenciales (aunque eso podría salir luego por Resolución de la DGE). Es, desde lo político, uno de los cambios más importantes. 

Paso a paso

No habrá apertura generalizada. La Dirección General de Escuelas trabaja para avanzar "escuela por escuela". La prioridad es darle apoyo a los niños y adolescentes que tuvieron dificultades para avanzar con su trayectoria este año por problemas de conectividad u otros. 

Al inicio del año había al menos 14500 niños desconectados, pero se logró incorporar a casi 9 mil. Además, un 5% de los estudiantes tienen baja intensidad en el proceso de conexión con las tareas diarias. La escuela fue, aún en contexto de pandemia y con las aulas cerradas, el brazo del Estado que más cerca estuvo de las familias.

La otra prioridad la tendrán los estudiantes que deben realizar alguna práctica, sobre todo en escuelas técnicas. En principio podrían abrir las escuelas que por sus condiciones edilicias permitan que haya distanciamiento social. Incluso podrían realizarse actividades al aire libre, en salones de usos múltiples y otros sitios que sean más amplios que las aulas

La DGE tiene los protocolos listos. Ahora analizan escuela por escuela las posibilidades de abrir o no. La intención es anunciar cada paso a medida que ocurra. "Vamos a empezar con algunas pocas escuelas y se anunciará de a una, sin generar una expectativa desmedida. La intención es darle oportunidades a los chicos que han tenido dificultades por la falta de conectividad", explicaron desde el Gobierno. 

La siguiente será la última semana en la que habrá contenidos nuevos y evaluaciones. Luego, seguirán las clases de apoyo para los niños y adolescentes que tuvieron dificultades. En el caso de la primaria, el 2020 y el 2021 se tomarán como "unidad pedagógica" para que los alumnos que no pudieron adquirir los conocimientos por el contexto de emergencia, los sumen en el siguiente. Es un sistema similar al que se usa en primer y segundo grado, pero adaptado. En el caso de la secundaria, los estudiantes tendrán hasta el año que viene para avanzar en las materias en las que tuvieron dificultades. 

El Gobierno trabaja para que el 2021 sea un año con clases presenciales desde el 1 de marzo (esa fecha aún es tentativa). Pero en realidad adaptan las estrategia para un sistema mixto: que permita, además de la presencialidad, un seguimiento más aceitado de las clases virtuales por si hace falta volver al aislamiento. Antes, deberán adecuar las instalaciones. De base, creen que hace falta algo más de 1000 millones de pesos de inversión para reabrir las escuelas y ponerlas en orden. Además, necesitarán una inversión grande en insumos sanitarios. De los 1800 millones de pesos presupuestados para abrir las escuelas, una buena parte irá a mejorar en algo la conectividad. Los 1300 edificios escolares requieren, además, adecuaciones al contexto de pandemia. 

Saben que en marzo no habrá una inmunidad general; que la pandemia convivirá más tiempo con todos. Pero la reapertura de las escuelas será un gesto de avance. 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?