Suarez se tira sin red y la misión tiene pronóstico reservado

Suarez se tira sin red y la misión tiene pronóstico reservado

Fijó fecha y la semana que viene se discutirá en el recinto una ley clave. De ella dependen que haya o no financiamiento para la obra pública. Como no hubo negociación política, es un misterio si lo acompañará o no el justicialista, cuyo voto es clave.

Juan Carlos Albornoz

Juan Carlos Albornoz

Sin que haya existido una negociación fina con la oposición y, por lo tanto, sin garantías de éxito, el oficialismo provincial buscará la semana que viene la sanción del Presupuesto 2021.

La decisión es acorde al estilo de un gobernador como Rodolfo Suarez, que desprecia la rosca política. También es fruto de una interna peronista muy difícil de abordar. Lo cierto es que la jugada tiene pronóstico reservado, ya que el peronismo no tiene posición tomada sobre la pauta de gastos y su voto es clave en los artículos más importantes.

Para colmo, en estos días, el PJ tiene que atender una obligación partidaria en la que varios estarán más concentrados que en el presupuesto: cierran este lunes las listas para la elección de autoridades a fin de año.

¿Qué suerte correrá el Presupuesto 2021 entonces? Es una incógnita. Como todos los años, la mayoría de los artículo no generan mayores discusiones. Pero, una vez más, la pauta de gastos incluye endeudamiento en dólares y refinanciaciones de deuda, para las cuales el peronismo tiene la llave: requieren dos tercios de los votos y no alcanzan para aprobarlas la mayoría simple del oficialismo. 

En cuanto a las leyes de Avalúo e Impositiva, no hay suba de alícuotas pero se proyecta un "aumento de la recaudación" en algunos impuestos que estará en línea con la presunta inflación nacional de 2021: 29 por ciento. En materia tributaria, aparece como única novedad la rebaja de alícuotas en Ingresos Brutos para las actividades más golpeadas por la pandemia.

En su segundo presupuesto (por 238 mil millones de pesos), Suarez pide una vez más permiso para aplicar el roll over (refinanciación de deudas) en forma definitiva, para no tener que pedirlo todos los años. Como plan B, solicita al PJ una autorización de roll over que corra para los próximos tres años, para que al menos él se salve de hacer otra vez el trámite.

El peronismo, en el mejor de los casos, concedería el roll over sólo para el año que viene. Liberaría de ese modo, si da el okey, unos 11.000 millones de pesos en deudas con vencimiento en 2021. 

La gran incógnita pasa por el endeudamiento. En la primera pauta de gastos, el PJ lo negó. El gobernador pretende que le aprueben una toma de financiamiento por 350 millones de dólares. Advierte que si no hay toma de deuda, casi no habrá obra pública el año que viene.

La crisis económica provocada por la pandemia y un clima político menos enrarecido que el que existía antes del debate del presupuesto anterior son puntos a favor de Suarez. También, tal vez, el hecho de que el Congreso Nacional, con impulso del frente de Todos, ya avaló un plan de obras hídricas con fondos saudíes que incluye a Mendoza con 120 millones de dólares.

En otras palabras, un tercio del endeudamiento está "preaprobado" por la Nación. El problema es que no hay señales que aseguran votos para los otros dos tercios del endeudamiento. En los tanteos que hubo con los intendentes y los jefes legislativos, no surgieron señales claras de la postura que tendrán.

Estas charlas epiteliales de gente del Gobierno con algunos líderes peronistas no representan una garantía de triunfo. Todo lo contrario: "Si lo quieren apurar para la semana que viene es porque quieren que no les salga, para victimizarse", advirtió uno de los legisladores importante del PJ.

"Hace tres semanas que saben que lo queremos tratar y el presupuesto ya lleva 45 días en la Legislatura", fue la única respuesta del bando radical, que insiste en que el peronismo no tiene un líder con el cual negociar. Otra tormenta podría desatarse en medio de la incomunicación que marca el vínculo.

A pesar de las tensiones, el oficialismo ya hizo el trámite para que el presupuesto se trate la semana que viene. Los diputados de Cambia Mendoza le dieron preferencia al Presupuesto 2021 en la sesión pasada. Un detalle: ni siquiera estaba el peronismo en el recinto cuando esto pasó. Todos se habían desconectado, luego del enojo que provocó el tuit de la diputado del PRO Hebe Casado sobre los desaparecidos y los muertos por el coronavirus.

Con el ceño fruncido, apenas una parte del PJ empezó a discutir los números del Presupuesto esta semana. Se trata de los peronistas del intendente Emir Félix, quienes controlan la Cámara de Diputados y que en esta ocasión se muestran duros con el endeudamiento: sostienen que el gobernador no puede dejarle una herencia pesada a su sucesor.

Incluso parece que vetarán una de las obras clave para Suarez desde el comienzo de la gestión: la planta de residuos y el sistema de gestión de la basura para Gran Mendoza y el Valle de Uco.

La escena muestra otra vez a un gobernador que se tira sin red en la Legislatura. Nadará en las aguas turbulentas del PJ otra vez, con riesgo de ahogarse.   
 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?