El inesperado asesor peronista que embarró la cancha y otros secretos de la rosca final

El inesperado asesor peronista que embarró la cancha y otros secretos de la rosca final

Salió a jugar casi al mismo tiempo que Messi en Perú. Y embarró la cancha insospechadamente. Además, la "lista de la felicidad" de Suarez que el peronismo recortó, la sospecha sobre los árabes y los detalles de una negociación larga en la que el gobernador hubiera preferido no entrar

Juan Carlos Albornoz

Juan Carlos Albornoz

-El asesor que embarró la cancha. Antenoche, después de siete horas de rosca intensa en la Legislatura, el Gobierno y los referentes del PJ estaban casi por sellar con un apretón de manos el acuerdo por el endeudamiento y el roll over. Pero surgió un obstáculo inesperado.

Entró a jugar con chapa de "asesor peronista con palabra santa" el síndico del Banco Nación, Marcelo Costa. El mensaje de Costa apareció en el celular del diputado Jorge López. El legislador radical leyó y no pudo ocultar la sorpresa. "¡Mirá lo que pide!", exclamó.

El resultado de la intervención de quien fuera ministro de Hacienda en el fallido gobierno de Paco Pérez fue otro parate de horas, que duró hasta después de la 1 de la mañana del miércoles, y cierta sensación de que el acuerdo se embarraba peligrosamente.

 

-"¡Mirá lo que pide!" Costa le ponía condiciones insospechadas al endeudamiento y el roll over. Con la deuda, por ejemplo, pedía que el financiamiento caducara el 31 de diciembre del año próximo, algo inédito porque este tipo de autorizaciones normalmente se extienden al ejercicio siguiente si no son usadas. En la refinanciación de deudas, por otra parte, colocaba un impedimento para rolear aquellas deudas que ya se hubieran empezado a liquidar en el ejercicio.

Casi cuatro horas más les costó a los negociadores retomar la senda del acuerdo, cuando estaba cocinado el martes a la hora en que, por la tele, Messi y los jugadores de la selección entraban a la cancha para jugar contra Perú.

 

-Sospechando de los árabes. Rodolfo Suarez consiguió 160 millones de dólares para obras y mantuvo la potestad de elegir cuáles hará el año que viene. La nómina es extensa y algunos financiamientos son más o menos posibles, como la doble vía Rivadavia-Junín y el acueducto a La Paz, que supieron contar con créditos del BID.

Sin embargo el PJ exigió sacar de la lista algunas obras e inversiones. En particular, los fondos árabes para obras e infraestructura hídrica que traen visto bueno del Congreso Nacional y que tenían cierto impulso de la Casa Rosada, pero que al peronismo mendocino (en particular, al kirchnerismo) le producen mucha desconfianza. 

El 60 por ciento del financiamiento árabe (100 millones de dólares en total) es para obras que haría Irrigación, pero el 40 por ciento sería para la compra de modernos pivots de riego que los propios financistas árabes venden y que cuestan entre 40 mil y 200 mil dólares.

Esta propuesta de "compra directa" nunca convenció al PJ, aunque venga del peronismo mismo, y a pesar de ser un crédito muy blando que el Gobierno toma o deja, y que podría terminar pagando el propio productor, en el caso de los pivots. Conclusión: los misteriosos fondos saudíes quedaron para otra oportunidad, si es que la hay.

 

-La planta de residuos, otra vez relegada. La otra obra que el peronismo levantó del Presupuesto 2021 es una a la que el partido opositor se la tiene jurada desde la era de Alfredo Cornejo: la planta de residuos para Gran Mendoza y el Valle de Uco, que se quería construir en Las Heras.

El moderno emprendimiento para la basura no pasó el filtro cuando estaba en carpeta para recibir un crédito del BID y tampoco ahora. El peronismo nunca ha querido el proyecto y se lo hizo sacar a Suarez de su "lista de la felicidad", que proviene de un "banco de proyectos" con diverso nivel de avance.

 

-"Rolear" es más fácil que proyectar. Algunos proyectos de la "lista de la felicidad" estaban bastante poco armados.

Entonces, más sencillo que proyectar y a la vez encontrar créditos será solamente buscar el financiamiento, tarea para la que cuenta con los servicios del experimentado ministro de Hacienda, Lisandro Nieri. 

Por ello, el gran beneficio que sacó el Gobierno fue el roll over. Esta herramienta le permitirá a Suarez evitar pagar deudas por 11.000 millones de pesos que hay que liquidar en 2021.

 

-Cuestión de fe ¿Cuándo y por qué Suarez decidió dar pelea por el endeudamiento? Probablemente, en el propio comienzo de la sesión del Senado de este martes, que presagiaba otro final, después de que el gobernador lo resignara varias veces.

Recién entonces el gobernador creyó que el PJ de verdad quería darle al Gobierno algún financiamiento, en lugar de dilatar la indefinición para siempre.

Además, de 80,5 millones de dólares con obras direccionadas, el justicialismo había pasado a ofrecer el doble, sin condicionar el listado a ejecutar (otra vez, siempre y cuando se consigan los créditos y los proyectos estén).

 

-Rosca de la linda. El desprecio de la rosca que tiene el gobernador y su consideración de que el peronismo es "salvaje" tensó la cuerda al punto de que no diera más. Pero cuando hubo una señal clara de que podía conseguir logros, entonces sí tuvo que haber rosca, a pesar del propio Suarez. Y de la linda. 

El oficialismo negoció en un día todo lo que no había negociado en las semanas anteriores con tres sectores peronistas bien delineados

La Cámpora por un lado, los intendentes afines a Anabel Fernández Sagasti por el otro, y dos intendentes líberos que hicieron causa común: Roberto Righi (Lavalle) y Emir Félix (San Rafael).  
 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?