"Plan verano" y crisis: las dos urgencias del Gobierno antes de fin de año

"Plan verano" y crisis: las dos urgencias del Gobierno antes de fin de año

De cara a fin de año el Gobierno y los municipios preparan una estrategia para la "nueva vida cotidiana" en el período de vacaciones. Pero además, siguen de cerca lo que ocurre con la economía y las finanzas.

MDZ Política

MDZ Política

No será un fin de año convencional. Ya no lo es, de hecho. Muchas de las rutinas habituales parecen invisibles en medio de la pandemia y el contexto obligó a priorizar. Los municipios y el Gobierno tienen dos desafíos hacia fin de año para tratar de llevar algunas certezas en medio de la crisis. 

Por un lado la adecuación de la vida cotidiana al verano, con la complejidad que se puede trae. Por el otro, cómo preparar un 2021 de crisis más aguda; con falta de recursos, problemas de empleo y más demanda de ayuda.  En el medio, aún está en análisis cómo cerrar el año en las escuelas y cómo se prepara en próximo ciclo lectivo.

Plan verano

Mendoza adecuó la "vida cotidiana" con reglas propias distintas a lo que buscaba la Nación. Rodolfo Suarez tardó en ejecutar ese camino, pero luego no tuvo retorno. Pero en verano las demandas son distintas.

Clubes, municipios y el propio Ejecutivo analizar protocolos y estrategias para gestionar "la calle" durante los períodos de calor; donde será complejo mantener a todos encerrados. Por eso hay comunas que buscan habilitar piletas, acceso a lagos y otros espacios públicos; siempre adecuados al distanciamiento. El análisis va desde la habilitación de sitios para recreación, como la Playita de Luján y escuelas de verano para niños, hasta la promoción del turismo interno como salida económica.

Por ahora solo están habilitadas las piletas como espacios deportivos y no recreativos. También se permite el turismo interno, pero con acceso restringido a costas, parques y otros espacios públicos. Sin embargo habrá protocolos de verano que serán anunciados por los municipios en las próximas semanas.

El Aislamiento Obligatorio seguirá y por eso los nuevos protocolos dependen del Gobierno nacional. Sin embargo creen que aún con las restricciones actuales hay margen para adecuar una nueva estrategia para enfrentar un "verano en pandemia". Los intendentes ya comenzaron a elaborar los planes y presionarán ante la Nación para que se permitan más actividades recreativas, culturales y deportivas.

En lo que respecta a lo económico, en el Gobierno se ilusionan con la posibilidad de que se habilite el ingreso de turistas desde Chile; al menos en el mediano plazo. El "efecto 2002 es el escenario deseado, pues ese año la brecha cambiaria generó un boom de consumo de turistas que venían desde el país trasandino.

Emergencia económica

Mendoza estará en emergencia total al menos hasta marzo, pero probablemente se extienda. El contexto nacional, incluso, generó más alerta y tanto el Gobierno como los municipios son "conservadores" para planificar el año. Tanto, que le Presupuesto 2021 quedó desactualizado por los cambios que hubo. 

Por eso las energías están puestas en cómo tener algo de certidumbre. Entienden que si no ocurre algo extraordinario, será un año donde será necesario ajustar. Una de las claves serán las negociaciones por los salarios de los empleados públicos. Este año no hubo paritarias y como fue la Nación quien impulsó esa idea la presión no fue tan fuerte. Pues el 2021 será más complejo

En el oficialismo hay quienes creen que las cuentas públicas no resistirán aumentos parejos y convencionales. Por eso la opción que hallan es que haya pagos a cuenta, bonos no remunerativos y otros mecanismos que permitan una mejora en el poder adquisitivo de los empleados públicos, pero a menor costo para el Estado. Ese camino depende de la pericia que puedan tener los negociadores oficiales, pero también del acompañamiento político de la Nación, que tiene mayor arraigo a los gremios. 

El otro tema fundamental para el futuro de las finanzas y de la estrategia productiva del Gobierno es el Presupuesto. En realidad no por la pauta de gastos, que es más relativa que nunca, sino por la posibilidad o no de que el Estado tome deuda para realizar obras. La gestión del año que viene está sujeto a que se aprueben o no esas cláusulas. Por eso el proyecto de ley incluye una lista de obras que pueden o no hacerse.

La "nueva normalidad" política de Mendoza ha hecho de la negativa una situación dada. Sin embargo hay señales que sugieren que podría haber algún grado de acuerdo para avanzar con la autorización para contraer deuda para obras públicas. La llave la tiene la Nación.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?