El gesto antidemocrático que avergonzaría a Raúl Alfonsín

El gesto antidemocrático que avergonzaría a Raúl Alfonsín

El gobierno provincial no se ha mostrado permeable al reclamo de 10 mil ciudadanos bolivianos que residen en Mendoza y piden que se habiliten las escuelas para emitir su sufragio. Por querer complicar al partido de Evo Morales se le da un cachetazo al derecho al voto.

Mariano Bustos

Mariano Bustos

La sombra de Evo Morales ha hecho olvidar al gobernador Rodolfo Suarez las raíces más profundas del partido que integra. La Unión Cívica Radical nació hace más de un siglo en reclamo del derecho al voto libre pero Suarez está a un paso de negarle a 10 mil ciudadanos bolivianos la posibilidad de elegir a sus representantes. Si bien el motivo que esgrimen tiene que ver con las limitaciones de la pandemia, lo cierto es que en el Ejecutivo entienden que la mayoría de esos votantes respaldarían a Luis Arce, el candidato del expresidente Evo Morales.

"Con la democracia se come, se cura y se educa", aseguraba el expresidente radical Raúl Alfonsín para destacar la importancia de ejercer el derecho al sufragio. Por eso cuesta entender que una provincia que se caracteriza por su respeto institucional muestre tan poca voluntad para garantizar ese derecho fundamental del que hablaba Alfonsín.

El consulado de Bolivia en Mendoza no ha mostrado mucho entusiasmo en lograr la apertura de las escuelas para que 10 mil bolivianos puedan votar en la provincia. Eso puede resultar entendible teniendo en cuenta que representan al gobierno de la presidenta Jeanine Áñez, opositora a Evo Morales. Al actual gobierno boliviano no le conviene que voten los bolivianos que residen en Argentina porque entienden que lo harán por el candidato Luis Arce. En ese sentido la actitud del cónsul, Javier Roca Soux, se puede comprender en términos políticos. Pero no deja de ser repudiable que quieran privar a los bolivianos empadronados del derecho a votar.

En el propio consulado lo saben y por eso -a regañadientes- hicieron los trámites elementales para que las elecciones puedan llevarse adelante. Sin embargo, para que eso ocurra es necesario que el gobernador Rodolfo Suarez ponga a disposición los inmuebles para que los comicios se desarrollen este domingo 18 de octubre.

En el gobierno responden con evasivas e intentan justificar la negativa aduciendo que las escuelas están cerradas por la pandemia. En un comunicado -que luego fue eliminado del portal oficial- desde el Gobierno de Mendoza esgrimían que "el comité epidemiológico de Mendoza recomienda que la votación de los ciudadanos bolivianos se realice de forma electrónica". O en todo caso proponen que se vote en el consulado o en inmuebles que dispongan los municipios. Pero las propuestas parece una burla cuando solo faltan 3 días para las elecciones.

El ánimo de impedir que se abran las escuelas para los comicios fue puesto de manifiesto por el diputado del Frente Cambia Mendoza Gustavo Cairo. El legislador del PRO opina en un proyecto de declaración que "no se deberían abrir las escuelas de la provincia de Mendoza para los comicios del Estado Plurinacional de Bolivia puesto que ello resultaría contraproducente e incoherente con las medidas restrictivas adoptadas para combatir el covid-19".

Sin embargo fuera de micrófono en el gobierno admiten que abrir las urnas sería jugar a favor del partido MAS de Evo Morales y no están dispuestos a hacerlo.

De ser así, por más rechazo que tengan en el gobierno provincial a la figura del expresidente boliviano y aunque existan diferencias ideológicas extremas, la posición adoptada atentaría contra el proceso democrático per se.

"Lo único que pedimos es una escuela en San Carlos, una en Maipú, otra en Ugarteche, otra en San Rafael y otra en Ciudad", manifestó en MDZ Radio la referente de la comunidad boliviana en Mendoza Yolanda Pozzo, quien dijo que "siempre admiró a Alfonsín y su defensa de la democracia".

Pozzo, como tantos otros residentes, apoya al partido MAS de Evo Morales y desconoce a la actual gestión. Pero más allá de las ideologías particulares, destaca que lo que está en juego es el derecho de los ciudadanos a votar y apunta que si se les niega esa posibilidad no saben si en el futuro podrán sufragar nuevamente. 

"Vamos a perder nuestra posibilidad de voto. No sabemos si después la van a volver a habilitar. Nos coartan la posibilidad de seguir perteneciendo a nuestra identidad cultural y social que es el Estado plurinacional de Bolivia", finalizó.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?