Enero termina con una baja de los robos agravados en Mendoza

Enero termina con una baja de los robos agravados en Mendoza

La cifra de delitos con armas viene disminuyendo a comienzos del año desde 2018. "Este mes tendremos, en promedio, menos de uno por departamento por día", dijo un funcionario. A mediados de semana sumaban algo más de 400. El nuevo ministro quiere que los intendentes se sumen a la prevención.

Juan Carlos Albornoz

Juan Carlos Albornoz

Enero termina hoy con un dato positivo para Rodolfo Suarez. Los robos agravados bajaron en el primer mes del año.

El dato genera optimismo, porque además, se está repitiendo: lo mismo ocurrió en el comienzo de 2019 y en el arranque de 2018.

La tendencia se notó esta semana y parecía irreversible. "Vamos a terminar, en promedio, con menos de un robo por día por departamento", calculó un funcionario del área, en búsqueda de mostrar el lado más positivo de la estadística delictual, que nunca permite festejar del todo.

Lógicamente, la inseguridad no es igual en todos lados, ya que en los departamentos grandes siempre hay más delitos que en los más pequeños.

Sin embargo, que tres años seguidos se reduzcan los robos con armas, es motivo de satisfacción puertas adentro. Más si se trata del tipo de delito al que le declaró la guerra con más frontalidad el Gobierno en los últimos años. No sólo a través del accionar de la Policía, sino también por medio de una ley que, a comienzos de la gestión de Alfredo Cornejoendureció las condiciones de la prisión preventiva.

Entre enero de 2018 y enero de 2019, ya había existido una primera baja: se pasó de 700 a 619 robos agravados. En tanto, a mediados de esta semana, en Seguridad computaban un total de 435 robos de este tipo para lo que iba de este mes. "No son pocos, pero siguen bajando", comentaron.

La información proviene de cruzar los datos judiciales y de la Policía. En Seguridad afirman que no hay diferencias entre una estadística y la otra, ya que los robos agravados que se denuncian son tomados tanto por el 911 policial como por las fiscalías judiciales.

El equipo a cargo de la tarea casi no cambió con la asunción de Suarez. El gobernador colocó al frente a quien era su secretario de Seguridad de la Capital, Raúl Levrino. Pero casi todas las segundas líneas de Cornejo continuaron.

Suarez también confirmó al director general de la Policía, Roberto Munives. El jefe policial conserva su poder sobre la fuerza y los funcionarios políticos le dan autonomía para ejercerlo. 

Más allá de la continuidad en casi todos los planos, Levrino trae una idea propia: involucrar en forma directa a los intendentes en la pelea del delito. "Los comisarios departamentales tienen la obligación de reunirse con los intendentes", señalan en su entorno.

A su vez, el ministro pretende de los jefes comunales información sobre la inseguridad en sus jurisdicciones e incluso acciones del personal que tienen a cargo: pide que los preventores municipales se involucren en la prevención y el monitoreo por cámaras de los lugares públicos.

Esto ya se está haciendo en Capital y en Godoy Cruz, y comienza a sumarse Guaymallén

Dicen en Seguridad que el mapa de los robos agravados en Mendoza que se arma a partir de los números de denuncias "varía", pero los municipios de la zona metropolitana siempre están al tope. En ese podio aparece, casi siempre, la zona Este también.
 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?