Los empresarios del software dicen que están "preocupados"

Los empresarios del software dicen que están "preocupados"

Así lo expresó Luis Robbio, iniciador de Belatrix, una emblemática empresa mendocina. Los temores se deben a la suspensión de la aplicación de la ley de Economía del Conocimiento por parte del Gobierno Nacional. "Las versiones son que hay cambios muy profundos”, afirmó, Negó que beneficie "a pocos".

MDZ Política

MDZ Política

El empresario mendocino Luis Robbio, quien creó junto a sus hijos Belatrix, un emblemático emprendimiento local en materia de software, mostró su preocupación frente a la decisión del Gobierno Nacional de detener la aplicación de la ley de Economía del Conocimiento.

“Cuidado, que no nos dediquemos a castigar a los exitosos”, expresó Robbio en conversación con MDZ Radio. “El sector es cauteloso porque no se sabe muy bien cuáles son las modificaciones que se quieren introducir. Hay un montón de versiones preocupantes, porque faltaba la reglamentación de la ley y las versiones son que hay cambios muy profundos”, expresó.

Robbio dijo que está sorprendido ante la decisión del gobierno de Alberto Fernández y aclaró que esta normativa no era de Mauricio Macri. “La ley fue una demostración de política de estado. No es la ley que hizo Macri, fue una ley que arrancó en 2003, en el gobierno de Néstor Kirchner, y que se mantuvo hasta el año pasado. La retoma esta nueva ley, que es una continuación de la anterior y la amplía a más sectores”.

Destacó además que la ley de Economía del Conocimiento salió votada por “amplísima mayoría en Diputados y por unanimidad en Senadores”.

Robbio advirtió además que el parate de la ley podría ser una mala señal para los inversores internacionales ya que “nosotros estamos acostumbrados a estas idas y vueltas, pero en el resto del mundo estas cosas sorprenden y no gratamente”.

La ley en revisión planteaba una reducción de la carga laboral y de los impuestos a las ganancias. Para Robbio, estos beneficios permitieron la reinversión y que la mendocina Belatrix (que fue adquirida por Globant, una firma argentina de fama mundial) “pasara de ser una empresa de dos personas a una de 800”.

“En 2002 no existía este sector y hoy somos tercer rubro de exportación, tenemos salarios por encima del promedio, se exporta más de lo que importa, el 70 por ciento de lo que se exporta se gasta en salarios y no hay economía en negro”, sintetizó Robbio sobre la realidad del software.

Opinó además que “es muy sesgada la mirada de que la ley ha beneficiado a unos pocos”. Y completó: “Si se profundiza la ayuda a las pymes, bienvenido sea. Lo que preocupa es quitarle a otros. Globant es una empresa grande, pero para la Argentina. En el concierto mundial es una pyme, y Belatrix, una nada. Hay que tener mirada de nivel mundial”.

Hace click acá para escuchar la entrevista completa.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?