Corrupción: el "all inclusive" que Vialidad le pagó a una funcionaria

Corrupción: el "all inclusive" que Vialidad le pagó a una funcionaria

Combustibles, peajes, hoteles cenas y almuerzos. La insólita rendición de facturas que destapó el escándalo en la DPV y le costó el cargo a la mano derecha de su Administrador General, Oscar Sándes.

Mariano Bustos

Mariano Bustos

La rendición de cuentas de la Dirección Provincial de Vialidad en el 2019 ha desencadenado una serie de sumarios administrativos e incluso llegó a una denuncia penal. Según se desprende de las facturas presentadas, entre el 14 de enero y el 2 de febrero del 2019 unas ocho personas viajaron a la Costa Atlántica y Vialidad les pagó las vacaciones. El hotel fue reservado a nombre de Corina Gallardo, gerenta de Recursos Humanos de estricta confianza del administrador de la DPV, Oscar Sándes.

Si bien desde la Justicia no dan mayores detalles y el Tribunal de Cuentas aún se encuentra en etapa de investigación, las facturas presentadas hablan por si mismas. Todo indica que viajaron en dos autos por las cargas de combustible que realizaron. El 14 de enero a las 12.21 llenaron el tanque con 1450 pesos en San Martín. Esa tarde comieron en Villa Mercedes en una estación de servicio donde pidieron ocho consumiciones. Antes de partir se abastecieron de combustible por 2.000 pesos en total.

La próxima parada fue en Realicó, La Pampa. Allí el total fue de 1840 pesos a las 21. Esa noche durmieron en Pehuajó donde consta una reserva a nombre de la gerenta de Recursos Humanos, Corina Gallardo. La factura del hospedaje es de 5.200 pesos.

Salieron temprano y almorzaron en Bolivar donde tres personas pidieron pechuga de pollo, pero a eso se suma tres platos de milanesas napolitana y una hamburguesa con queso. Antes de seguir viaje volvieron a cargar combustible por un total de 2720 pesos.

El raid continúa con recargas en Pinamar, Mar del Plata y Mar de Ajó, para emprender la vuelta el día 1 de febrero. El retorno fue por General Villegas, luego Realicó y la última recarga es en Santa Rosa, Mendoza. 

Por si eso fuese poco, también pasaron facturas de comidas que tuvieron lugar durante su estadía en la costa atlántica. Por ejemplo, el 24 de enero comieron en San Bernardo y entre los platos había tres menú infantiles. Para el Tribunal de Cuentas ese dato no es menor, ya que sirve para confirmar que no se trataba de un viaje laboral. También aparecen en el ticket, cervezas, fernet, lomos, hamburguesas y café. 

Una semana después, el 31 de enero un día antes de emprender el camino de regreso, almorzaron  en Al Buen Tallarín donde pidieron sorrentinos, raviolón y gaseosa.

Lo llamativo es que todas esas facturas fueron presentadas en Vialidad Provincial y el administrador General Oscar Sandes firmó para que las abone la DPV. Lo que aún resta determinar es si su firma fue falsificada, estaba al tanto del viaje o si no reparó en lo que estaba rubricando.

Fiscalía de Estado realizó una presentación ante la Unidad Fiscal de Delitos Económicos para que se investiguen posibles irregularidades en el control interno de la rendición de fondos, usos indebidos de los mismos, irregularidades en consumo de combustible, etc.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?