Un congelamiento para pagar menos costos políticos

Un congelamiento para pagar menos costos políticos

El gobernador Rodolfo Suarez anunció una serie de medidas que impactan en la vida cotidiana y otras que son más un gesto político.

Pablo Icardi

Pablo Icardi

Las medidas anunciadas por el gobernador Rodolfo Suarez tienen un importante impacto. O, tal vez, buscan evitar el impacto negativo que hubiera tenido seguir con la inercia del proceso que ya se había iniciado; es decir que el boleto de colectivo aumentara y que los sueldos de los funcionarios también.

El precio del boleto del transporte público es una de las variables sociales más sensibles por la influencia que tiene en la vida cotidiana. Por eso también el Gobierno analizaba, aún durante la gestión de Alfredo Cornejo, qué hacer en medio de un contexto social complicado. Mendoza mantuvo el boleto congelado durante todo el 2019 y la decisión de seguir con el boleto a $18 por seis meses tiene un costo importante para el Estado, pues absorberá toda la suba que se les reconozca a las empresas.

El mecanismo de evaluación de costos y subas ya se había detonado. El transporte se solventa con el pago de los usuarios y con el aporte del Estado. Por los próximos meses, cualquier aumento será absorbido solo por una parte de esa ecuación. El proyecto de Presupuesto 2020 prevé destinar $8 mil millones para el fondo de contingencias, es decir para pagar el servicio de transporte. Probablemente esa cifra  (que es el doble de lo previsto el año pasado) suba aún más.

También congeló temporalmente la tarifa eléctrica, otro de los servicios que dependen de la Provincia. En ese sentido, se frena el mecanismo de actualización por inflación que tienen las distribuidoras eléctricas en Mendoza, cuestión que demandará una negociación con esas empresas. Suarez no mencionó que el congelamiento incluya al servicio de agua y saneamiento, que podría sí tener aumentos. De hecho, el proyecto de Presupuesto incluye la potestad para Aguas Mendocinas (AYSAM) para agregar un cargo de hasta el 20% de la boleta que pagan los usuarios para crear un fondo para obras.

Esas medidas tienen un impacto en las cuentas públicas, más en un contexto de baja recaudación y retracción económica. La provincia volverá a recaudar la porción de coparticipación  que se había quitado de IVA y ganancias.

 

Gestos

El otro gesto importante que anunció el Gobernador tiene que ver con el salario de la planta política. Por un lado congela los sueldos por 6 meses y frena la cláusula gatillo para ese grupo de funcionarios. Eso implica que no se aplicará el último aumento que le correspondería, que es del 6%.

Varios ministros acompañaron a Suarez en el anuncio.

Ese hecho busca un efecto “gesto político”, pero también es un anticipo de lo que viene. El Gobierno comenzará a negociar paritarias y la cláusula gatillo dejaría de existir. El congelamiento de  los sueldos de los funcionarios busca ese efecto “ejemplo”. Por eso el Gobernador le pidió a los legisladores que sigan el mismo camino y también al Poder Judicial. Probablemente tenga éxito con los senadores y diputados. Pero no con los jueces, pues ellos tienen sus salarios atados a los aumentos nacionales y la provincia dejó de tener injerencia.

Suarez se tomó el fin de semana para analizar junto con su gabinete y las autoridades legislativas cómo salir adelante tras el fracaso del intento de impulso de la minería. Los anuncios tienen mucho de gesto político y también tendrán costos internos. Pero es una búsqueda de retomar la iniciativa.

¿Querés recibir notificaciones de alertas?