La analogía de Los Simpson para todo, ese es nuestro nivel de debate

La analogía de Los Simpson para todo, ese es nuestro nivel de debate

El análisis de la sociedad que el autor reflejó en la serie animada deja en claro su grado de observación. Sin embargo, solo usarlo como referencia nos habla del corto análisis que no puede ir más allá de la pantalla.

Federico Lemos

Federico Lemos

La serie animada Los Simpson, que a muchos nos acompañó gran parte de nuestra vida, tiene momentos o situaciones que claramente muestran los comportamientos de las sociedades.

Esa familia disfuncional norteamericana de un pueblito perdido que surgió en 1989 en la televisión, no tardó mucho en tener éxito y llegar a la actualidad a su temporada número 31.

La clave fue, a pesar que a muchos les costó en su momento entender su humor -hoy nadie lo cuestiona-, la observación y el análisis de la sociedad donde vivía su creador, Matt Groening

Pero la particularidad, fue que en diferentes rincones del planeta, las conductas de las personas o los hechos, eran similares. Por eso, cuando pasa algo, cuando un político tiene una idea "innovadora" por ejemplo, la referencia rápida y fresca -por su humor- a Los Simpson, nunca queda mal. Dentro de un grupo de amigos, colegas, en broma, con un vecino, entre otras situaciones.

Este martes, el flamante presidente de la Cámara de Diputados de Mendoza, Andrés Lombardi, comparó a la administración de Alberto Fernández con un capítulo en el que deben aumentar los impuestos pero le ponen un nombre "amigable". Hizo referencia al capítulo donde Lisa es la presidente de EEUU y debe aumentar los impuestos ni bien asume. Ante la impopularidad de la norma, a un asesor (Milhouse) se le ocurre llamarlo “Ajuste temporal reembolsable” y así lo anuncia en cadena televisiva ante la aprobación de los ciudadanos que la están viendo y reaccionan con candidez, ante el nombre ampuloso y amable de la medida. 

Más allá de su análisis, del cual uno puede estar de acuerdo o no, el legislador buscó parodiar la situación de la política nacional con la serie animada. Quizás el efecto era que la mayoría de la población entendiera su opinión. Sin embargo, es subestimar al lector de sus palabras o al votante que lo llevó a su banca.

Lo que se espera de los representantes en los poderes del Estado -Ejecutivo, Legislativo y Judicial- es que puedan pensar soluciones a los problemas diarios de la ciudadanía e ir un poco más allá y no solo detenerse en debates o analogías que pueden surgir en una conversación de bar o café.

 

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?