Cornejo-Monzó: la foto que resume la Vendimia política

Cornejo-Monzó: la foto que resume la Vendimia política

El Gobernador estuvo todo el tiempo junto al Presidente de la Cámara de Diputados. Una imagen que tiene como destinatarios a quienes estuvieron ausentes: el presidente Mauricio Macri y su círculo de confianza. La política vernácula estuvo más agitada. 

Las sonrisas de Alfredo Cornejo y Emilio Monzó en el palco oficial del carrusel es la imagen que resume la impronta política de la Fiesta de la Vendimia. Más Cambiemos, menos PRO. Menos doctrina de laboratorio, más política. Menos porteñocentrismo, más apertura federal. La foto se iba a completar con Rogelio Frigerio, formando así el trío díscolo de la cúpula de la coalición de Gobierno. El Ministro del Interior no pudo llegar a Mendoza, pero estuvo de “espíritu presente”.

El trasfondo de esos gestos es la pelea por el poder dentro del Gobierno actual, y sobre todo para lo que viene. Cornejo es uno de los que puja para que la UCR y los sectores menos amarillos de cambiemos tengan más participación dentro de ese espacio. Monzó ha sido su aliado desde la fundación de Cambiemos y, de hecho, fue uno de los que gestó esa alianza en Mendoza y el interior del país. Cornejo también busca respaldarlo tras el ninguneo hacia el presidente de la Cámara de Diputados.

Emilio Monzó recibió una camiseta de Godoy Cruz.

No fue casualidad la ausencia de funcionarios de peso del Gobierno nacional. Eso hizo evitar momentos incómodos al Gobernador pero también dejó casi sin oídos a los reclamos por los problemas económicos. El escenario era díscolo. Un anfitrión molesto, discursos con críticas por la macroeconomía, la inflación y otros males. Cornejo montó un escenario “opositor” dentro de la alianza de Gobierno que incluyó al gobernador de Jujuy Gerardo Morales que también se despegó de Macri al adelantar las elecciones para junio.

El desdoblamiento electoral de todos los distritos radicales, la insinuación de ir con un candidato propio a las PASO y documentos críticos con la realidad económica. Todos gestos de tensión, pero no de ruptura que tienen como trasfondo intentar de pelear más poder de decisión. Incluso antes de las elecciones.

El alejamiento de las figuras más identificadas con el macrismo posiblemente sea una postal que se repita a lo largo de todo el año electoral; con un intento por escindir las disputas provinciales de la pelea nacional. En Mendoza saben que será imposible esquivar el “ancla Macri” en la campaña; mucho más teniendo en cuenta que las elecciones provinciales quedarán en el medio de las PASO y las generales nacionales.

Juan Manuel Urtubey en el desayuno de la Coviar.

Para la pelea nacional del PJ también fue una Vendimia deslucida. Solo el salteño Juan Manuel Urtubey vino. Y el gran ausente fue el sanjuanino Sergio Uñac. San Juan es la segunda provincia más importante en materia vitivinícola. Pero además Uñac tomó trascendencia hace dos semanas cuando fue anfitrión de una mega cumbre peronista en el marco de la Fiesta Nacional del Sol. Allí confluyeron pre candidatos de todos los sectores que ahora obviaron la Vendimia. 

Política vernácula

Si a nivel nacional la Vendimia Política fue tibia, en lo provincial ocurrió lo contrario. Como pocas veces, los actos oficiales fueron usados escenario de negociación y confirmaciones.

Mientras en el oficialismo coparon la escena para lanzar y confirmar candidaturas, en el PJ hicieron lo propio para negociar al borde del cierre de listas en los 4 departamentos donde se votará de manera anticipada.

Cornejo y Suarez aprovecharon el escenario del desayuno de la Coviar, donde se reúne la elite económica y política, para anunciar el premio consuelo para Martín Kerchner, que será candidato a intendente de Luján. Así logran dos objetivos: mantener activo y con ambición a un dirigente y funcionario clave en la estructura del oficialismo, como el Kerchner, y darle un dolor de cabeza a Omar De Marchi, el rival interno en Cambia Mendoza.

¿Querés recibir notificaciones de alertas?