Deberán expropiar más de 40 casas para hacer la nueva ruta 82

Deberán expropiar más de 40 casas para hacer la nueva ruta 82

La ampliación de la ruta 82 es una de las obras priorizadas por el Gobierno. Buscan financiamiento para ejecutarla. Además de la traza nueva, incluye obras complementarias para unir las calles de zonas de influencia. Deberán relocalizar a unas 150 personas.  

La ampliación de la ruta 82 es uno de los proyectos priorizados por el Gobierno para ejecutar este año. Se trata de una obra clave para descomprimir una vía que está saturada y que une zonas en las que se prevé haya aún más expansión.

La nueva ruta está dividida en 6 secciones que unen el Corredor del Oeste (en calle Ugarte) con Cacheuta. Además de la complejidad propia de una obra de esa magnitud, se le suman otras complicaciones, como la necesidad de expropiar terrenos y de realizar trabajos complementarios.

Uno de los tramos de la obra

Según el proyecto, al que tuvo acceso MDZ, para ejecutar la nueva ruta será necesario expropiar 41 viviendas, donde viven 48 familias y 155 personas. “Se han previsto, además de acciones propias del proceso expropiatorio, la remediación para 39 hogares que corresponden a 35 viviendas”, indica el proyecto.

Un tramo de la nueva ruta

En la zona de influencia viven 45 mil personas (42.500 mil en la zona irrigada, como Chacras y Vistalba y algo menos de 3 mil en el piedemonte), según el informe presentado por Vialidad. Pero ese dato puede ser erróneo, pues toma las estadísticas del Censo de población del 2010. Y la zona del piedemonte y el oeste de Luján ha crecido en los últimos años. Por eso el impacto de la obra será más amplio.

La primera sección de la obra es la más corta. Tiene 1,2 kilómetros y consta de una sola calzada con dos carriles por sentido, una ciclovía y una vereda peatonal. En el segundo tramo es el que más cambios tendrá. Allí se plantea una “autopista urbana” con calzadas separadas. Ese tramo tiene 8,2 kilómetros e incluye nuevos intercambiadores para unir a las calles aledañas con esa vía principal. La sección 3 de la obra abarca 10,15 kilómetros.

Vista aérea

Todo el recorrido de la nueva ruta se hace ampliando la vía existente. En la Manifestación de Impacto Ambiental presentada por Vialidad Provincial, explican que el proyecto elegido es el más viable ambientalmente porque tendrá menos impacto que hacer una traza completamente nueva en otra zona.

Uno de los problemas a resolver es el de las conexiones con otras vías de acceso a los barrios.

La primera etapa de la obra tendría un costo que ronda los 50 millones de dólares y para ejecutarla el Gobierno espera un crédito del BID. En ese sentido, el acuerdo incluiría aportes provinciales. 

¿Querés recibir notificaciones de alertas?