Esquema Ponzi

Insólito: el argentino detenido en California por estafas millonarias fue deportado a Alemania y está prófugo

El argentino Máximo Witte, que había sido detenido en Estados Unidos acusado de estafar a más de 50 personas, fue deportado a Alemania y ahora está prófugo otra vez. Indignación de las víctimas.

MDZ Policiales
MDZ Policiales lunes, 10 de junio de 2024 · 12:20 hs
Insólito: el argentino detenido en California por estafas millonarias fue deportado a Alemania y está prófugo
Máximo Witte está acusado de estafar a más de 50 personas Foto: Facebook

El argentino Máximo Witte, de 47 años, había sido detenido en en California, Estados Unidos, tras una intensa búsqueda internacional impulsada por una alerta de la Aduana, acusado de liderar un esquema mediante el cual estafó a más de 50 personas. Sin embargo, se informó que fue deportado a Alemania y que otra vez se encuentra prófugo.

La información se compartió en un grupo de redes sociales conformado por las víctimas con el siguiente mensaje: “Se hace referencia a vuestros mensajes de fecha 20.05.2024, respecto a la deportación de la persona mencionada en el asunto hacia Alemania. Amablemente, se informa que la persona antes mencionada fue efectivamente deportada de los Estados Unidos de América y controlada por nuestras autoridades competentes al entrar en Alemania en el aeropuerto de Fráncfort el 21.5.2024". 

Luego, se detalla el hecho que más preocupa a las víctimas: "Sin embargo, como la persona buscada es nacional de Alemania, no puede ser extraditada a vuestro país y, por lo tanto, no fue detenida a su llegada”.

El comunicado recibido por las víctimas de estafa / Instagram / estafados_maxiwitt

Finalmente, se describe que “en el aeropuerto, la persona antes mencionada declaró como residencia a las autoridades locales: Luis García 5, Buenos Aires — Tigre Chico”, al tiempo que se informa que “no se conoce el paradero actual del sujeto”.

El caso

La Aduana argentina había informado sobre la captura del sujeto de 47 años en Venice, California, por cargos de estafa, lavado de activos e intermediación financiera no autorizada por el Banco Central.

Tras su captura, Witte había solicitado ser deportado a Alemania, país del cual también posee nacionalidad, hecho que se concretó posteriormente y que aprovechó para fugarse nuevamente.

Las estafas perpetradas por Witte se extienden desde 2015 hasta noviembre de 2022, cuando huyó de Argentina hacia Estados Unidos. Las autoridades creen que el argentino vivió en Olivos, Provincia de Buenos Aires, antes de su fuga. 

El mensaje que había enviado el acusado a sus víctimas

En el último contacto que tuvo Máximo Witte con las víctimas de estafa les envió un mail en el que dio su versión de los hechos y reflejó que pensó en suicidarse:

“Este es un mensaje general. No son buenas noticias y no van a entender nada. Me explotó una bomba que nunca pensé que me iba a explotar. Me recontra cagaron mal, mal, y la cagué mal. En realidad, debería suicidarme, pero no tengo los huevos para hacerlo. Entonces voy a desaparecer por un tiempo largo, largo y ver cómo soluciono esto que me explotó. Total, muerto ya estoy. Obviamente, este teléfono después de mandar este mensaje no va a andar más. Yo me voy a comunicar con cada uno de todos los que me tengo que comunicar con el pasar de los días. ¡¡¡Perdón a todos!!!”, comenzó.

Luego, escribió que “Hace varios meses, una persona, con la que yo hacía las cosas, de un día para el otro, me vació una de las cuentas con 400.000 dólares y nunca más apareció ni supe nada de él. Además de que me tenía totalmente amenazado por todos lados. Es por eso que decidí no hacer nada y tratar de recuperarme como sea. Para cubrir eso fui tomando más capital, en realidad cada vez venía más gente a ofrecerme sin pedírselo yo. Pensaba que cuanto más capital, más rápido iba a recuperar y así empecé a pagar intereses más altos y de ahí se armó una pelota de nieve que era cada vez más grande, y ante la desesperación tomaba más capital para poder cumplirle a todos”.

“Siempre tenía un resto para, llegado el caso, siempre poder cumplirle a todos. Hasta que, de repente, me empezaron a retirar todos juntos grandes cantidades y no lo pude manejar más. Pero como siempre me aparecía un capital adicional, dije: ‘Esto lo voy a ir solucionando de a poco’, hasta que no apareció más capital”.

Finalmente, concluyó que “esta bomba tendría que haber explotado hace tiempo y fui tapando agujeros como podía, con gente que me mandaba trasferencias y me salvaba dos o tres días hasta que de golpe me entraba otra y pagaba lo anterior y así sucesivamente, con plata de la oficina haciendo malabares para cubrir agujeros y así hasta que un día no se pudo más”.

Archivado en