Escándalo en la Justicia

Claudia Ríos sobre el preso armado en el Polo Judicial: "Su mirada venía hacia mí"

Este martes, la fiscal Claudia Ríos habló por primera vez desde lo ocurrido el pasado 13 de septiembre en el Polo Judicial, cuando un preso sacó un "chuza" en un juicio y quiso escapar.

Ariel Cubells
Ariel Cubells martes, 26 de septiembre de 2023 · 19:55 hs
Claudia Ríos sobre el preso armado en el Polo Judicial: "Su mirada venía hacia mí"
Claudia Ríos, este martes en conferencia de prensa Foto: Santiago Tagua/MDZ

Claudia Ríos rompió este martes el silencio luego de lo sucedido hace un par de semanas en el Polo Judicial de Mendoza, cuando el preso Hugo Arredondo (33), en pleno juicio, esgrimió una "chuza"-arma de fabricación casera- e intentó escapar. El hecho había empezado a investigarse como un intento de homicidio a la fiscal, sin embargo, luego se redujo a una tentativa de evasión tras la difusión pública del video de lo que grabaron las cámaras de seguridad en la sala de audiencia.

Hoy la funcionaria judicial habló sobre lo que vivió ese día y aseguró: "Su mirada venía hacia mí, venía con algo gris en la mano. Todos los testigos son concordantes": 

De esta manera, la fiscal intenta sostener la primera versión oficial que salió del recinto, incluso dada a conocer por el procurador general, Alejandro Gullé, ante los medios de comunicación a minutos del episodio. Ríos se centró en su percepción de lo que pasó y detalló paso a paso su accionar y el del interno del penal de Almafuerte durante esos minutos. 

En el arranque de esta conferencia de prensa, la fiscal-con Gullé a su derecha-recalcó que era la primera vez que hablaba de lo acontecido ese 13 de septiembre y que "se había llamado a silencio por recomendación del procurador, por ser víctima del hecho y porque la causa estaba secreta". 

Alejandro Gullé y Claudia Ríos. Foto: Santiago Tagua/MDZ

Precisó que en el inicio de ese debate que la tenía en la acusación, estaban en la sala 25 del Polo Judicial Arredondo y dos presos más como imputados, y que también se contaba con la presencia de la víctima en esa investigación, un cuarto interno al que los tres restantes habrían tratado de matar en la cárcel. 

Remarcó Claudia Ríos que por su pedido al juez Mauro Perassi, la audiencia se trasladó a la sala 15  por cuestiones de seguridad, porque entendía que los protagonistas estaban todos en un espacio muy reducido. 

Tras esto y en un cuarto intermedio, ella notó "un clima un poco hostil" y le "llamó la atención que en una audiencia tan corta todos (por los reos) pidan ir al baño": 

De repente y luego de algunos movimientos extraños en la sala, "Arredondo viene corriendo hacia mí persona y yo le vi que traía en la mano algo gris. Su mirada venía hacia mi, yo percibí que venía a mi cuello o a mi cabeza; contra mi integridad física. Esa fue mi percepción, es lo que declaré y coincide con el relato de todos los testigos", puntualizó la fiscal. 

"Él se da la vuelta por mi escritorio y yo me voy hacia el otro lado, e intento sacar mis gas pimienta (aclaró que es la primera vez que lo usa). Fueron segundos, en un momento de mucha tensión, de violencia extrema. Es la primera vez que en 33 años de servicio a la Justicia me toca vivir algo así", agregó. 

Qué pasó afuera de la sala

Lo que sucedió en los pasillos del Polo Judicial también fue bajo mucha tensión, hasta que policías y penitenciarios pudieron reducir al preso que estaba descontrolado. 

"Yo me voy al exterior tomando el gas pimienta. Afuera estaba Arredondo con una estudiante de Derecho, una pasante de la doctora Ximena Morales (abogada). Estaban los dos en el piso y él la tomaba del cuello; saco el gas pimienta y le rocío la cara, hasta que veo que se le cae una chuza", describió la fiscal de Homicidios. 

Santiago Tagua/MDZ

"Esto fue lo que ocurrió y lo que yo declaré en la causa. Que no salga por favor del foco que todos estuvimos en peligro, no solo la fiscal Ríos. No puede haber un acusado armado y que todos corramos ese riesgo", cerró Claudia Ríos, agradeciendo el apoyo de su familia y las amistades y la solidaridad de colegas, de asociaciones de magistrados nacionales e internacionales y del Poder Ejecutivo, Legislativo y Judicial. 

Archivado en