Policías acusados

Comienza el juicio por el crimen de Lucas González

A un año y cuatro meses del crimen, el Tribunal Oral Criminal 25 dará inicio al debate oral contra 14 policías de la Ciudad.

Lourdes Marchese
Lourdes Marchese domingo, 12 de marzo de 2023 · 13:01 hs
Comienza el juicio por el crimen de Lucas González
Foto: Télam

En noviembre del año pasado el Tribunal Oral en lo criminal 25 fijó para este 16 de marzo, a las 9 de la mañana, la fecha para el inicio del debate oral en la causa por el crimen del joven jugador de Barracas Central Lucas González ,asesinado el 17 de noviembre de 2021 por agentes de la Policía de la Ciudad vestidos de civil, que confundieron con delincuentes a él y sus amigos. 

El juicio se desarrollará en el salón Auditorium, en la planta baja de los tribunales de Comodoro Py. El cronograma de jornadas se fijó para el 16 y 28 de marzo, 11 y 20 de abril, 2, 9 y 23 de mayo, 6,15 y 29 de junio y 11 de julio a las 9 horas.

La causa cuenta con 14 detenidos y 4 querellas. Recordemos que el 27 de mayo de 2022, tras el requerimiento de elevación a juicio solicitado por el fiscal Leonel Gómez Barbella, la jueza Paula González cerró la instrucción y elevó la causa a juicio oral respecto a Gabriel Alejandro Isassi, Juan José Nieva, Fabián Andrés López, Héctor Claudio Cuevas, Roberto Orlando Inca, Juan Horario Romero, Fabián Alberto Du Santos, Daniel Alberto Santana, Ramón Jesús Chocobar, Sebastián Jorge Baidon, Jonathan Alexis Martínez, Ángel Darío Arévalos, Daniel Rubén Espinosa y Rodolfo Alejandro Ozan.

El hecho cobró notoriedad porque en un principio se hablaba de un hecho delictivo, que con el pasar de las horas fue virando hasta conocerse que tuvo que ver con excesos policiales que terminaron con la vida de un joven inocente. Su familia realizó actos con velas pidiendo justicia por Lucas y desde el Ministerio de Justicia y Seguridad de la Ciudad se pusieron a disposición para colaborar y llegar a la verdad. Así fue que una investigación que comenzó con 3 detenidos por el homicidio, concluyó en una primera etapa con un total de 14 detenidos, es decir 11 policías más acusados de encubrir el crimen. 

Según el requerimiento fiscal se le atribuyó a los policías de la división Brigadas, Gabriel Alejandro Isassi, Juan José Nieva y Fabián Andrés López el delito de homicidio doblemente agravado por haber sido perpetrado con alevosía y por haber sido cometido por miembros de las fuerzas policiales abusando de sus funciones (en perjuicio de quien en vida fuera Lucas Santiago González) en concurso ideal con tentativa de homicidio doblemente agravado por haber sido perpetrado con alevosía y cometido por miembros de las fuerzas policiales abusando de sus funciones (en perjuicio de Niven Huanca Garnica, Julián Alejandro Salas y Joaquín Zuñiga Gómez) en concurso real con falsedad ideológica a título de coautores y privación ilegal de la libertad como coautores mediatos. 

En tanto Cuevas, Inca, Romero y Du Santos se sentarán al banquillo acusados como coautores del delito de falsedad ideológica y encubrimiento agravado por la condición de funcionario público.

Por su parte los policías Santana, Chocobar, Baidon, Martínez, Arévalos, Espinosa y Ozan están imputados como coautores materiales del delito de encubrimiento doblemente agravado por la condición de funcionario público y por ser el delito especialmente grave en concurso real con privación ilegal de la libertad doblemente agravada por tratarse de funcionarios públicos que con abuso de sus funciones o sin las formalidades prescriptas por ley privaron de la libertad a Julián Alejandro Salas, Lucas Santiago González y Joaquín Zuñiga Gómez y porque en desempeño de un acto de servicio cometieron vejaciones contra las personas que se detuvo.

Los hechos

Según la descripción de la fiscalía a cargo de Gómez Barbella, el día 17 de noviembre de 2021, alrededor de las 9:30 horas, los integrantes de la Brigada 6 de la Policía de la Ciudad, iniciaron una persecución a bordo del rodado no identificable y vistiendo ropas de civil, tras haber observado un rodado Volkswagen, modelo Suran, circulando de manera imprudente y esquiva (siempre según la versión policial) el cual se encontraba tripulado por Julián Alejandro Salas como conductor, a su lado como acompañante Lucas Santiago González y en la parte posterior Niven Huanca Garnica y Joaquín Zúñiga Gómez.

En dicha ocasión, los efectivos policiales intentaron interceptar a los adolescentes a los fines de detener su marcha colocando el automóvil frente a ellos para impedirles el paso. Posteriormente y sin identificarse, habrían descendido del mismo dirigiéndose hacia los jóvenes, los que presumiblemente sintieron temor ante la posibilidad de que se tratasen de ladrones que intentaban asaltarlos.

Tras ello, los cuatro jóvenes avanzaron a bordo del vehículo Suran por la Av. Iriarte, en tanto los agentes mencionados abrieron fuego contra éstos, efectuando disparos en dirección al vehículo de mención, “provocando la muerte de uno de los jóvenes e intentando dar muerte a los restantes tres con alevosía (aprovechando de la indefensión de las víctimas y la intención de los autores del hecho de obrar sin riesgos)”.

Luego, la Surán procedió a girar hacia la izquierda, continuando por la calle Luzuriaga en dirección hacia Alvarado, arteria por la que doblaron nuevamente, deteniéndose finalmente dos cuadras después, al llegar a la intersección con la calle Perdriel. Al llegar allí, Zuñiga fue detenido por las agentes Lorena Miño y Micaela Fariña, pertenecientes a la nómina de la Comisaría Vecinal 4D de Policía de la Ciudad, quienes concurrieron a pie, tras anoticiarse de los sucesos mediante el sistema de comunicación interno de la fuerza. En tanto, Salas permanecía inmóvil en el asiento del conductor en el interior del vehículo, en estado de shock, y junto a éste, González se encontraba herido en la zona de la cabeza. Huanca Garnica, por su parte, salió corriendo del lugar. 

Minutos después arribó el principal Héctor Cuevas, de la misma dependencia, a bordo del móvil interno 7696, pudiendo observar a Miño y Fariña junto a Salas y Zuñiga. Allí ordenó que los palpasen en busca de objetos de ilícito, no hallando ninguna clase de elemento. Asimismo, solicitó la presencia del SAME a los fines de asistir a González, quien permanecía inmóvil en el vehículo.

“Resulta necesario agregar que, en el ínterin, se secuestró del interior del Volkswagen Suran, una réplica de arma con la inscripción ‘The Punisher’, de acuerdo con las declaraciones iniciales vertidas por los preventores, la cual, dado todo lo producido hasta el momento en la investigación, se presume que tal elemento habría sido plantado en el lugar por el personal policial”.

Ello así, toda vez que, de conformidad con lo resuelto por el Titular del Juzgado Nacional de Menores n° 4 en oportunidad de dictar el sobreseimiento de los adolescentes, ha sido valorado por el magistrado que éstos no habrían esgrimido ningún tipo de arma.

Finalmente, también acudió el subcomisario Roberto Inca, de la División Brigadas y Sumarios de la Comuna 4, el cual se entrevistó con Isassi, López y Nieva, tomando conocimiento de la versión que éstos sostuvieron sobre los hechos.

Luego, según la delimitación del fiscal, se le atribuyó a Héctor Claudio Cuevas, Roberto Orlando Inca, Juan Horacio Romero y Fabián Alberto Du Santos “(...) haber hecho insertar datos falsos en las actuaciones labradas por personal de la División Intervenciones Judiciales la Policía Federal Argentina y en la nota inicial confeccionada el 18/11/21 por el Juzgado Nacional de Menores N° 4 obrante en la presente causa, en el marco del procedimiento que culminó con el homicidio agravado de Lucas González y las tentativas de homicidios de Julián Alejandro Salas, Niven Huanca Garnica y Joaquín Zuñiga Gómez, el día 17 de noviembre de 2021, alrededor de las 9:30 horas, como así también las privaciones ilegales de la libertad a Julián Alejandro Salas, Joaquín Zúñiga Gómez y Niven Huanca Garnica”.

Paralelamente, "se les endilga (...) haberle aplicado tormentos y sufrimientos físicos y psicológicos a Lucas González, Joaquín Zúñiga Gómez y a Julián Sosa en los que le provocaron a González una lesión circular de 1 cm. de diámetro en el dorso de su mano derecha a nivel de 1er. espacio interdigital con superficie de costra melicérica en formación, muy similar a lo observado en quemaduras de cigarrillo, en momentos en que el joven agonizaba en la intersección de las calles Perdriel y Alvarado de esta Capital alrededor de las 9:45 horas del 17/11/21 en el interior del rodado Volkswagen Suran, dominio IKG- 181, -producto del disparo que había recibido minutos antes en su cabeza por parte de personal policial-”.

“Además proferirles a los jóvenes Julián Alejandro Salas y Joaquín Zúñiga Gómez, frases tales como ‘a estos villeritos, hay que darle un tiro en la cabeza a cada uno. Donde tenes la falopa, donde está el arma con la que mataste a tu amigo’, mientras los mantuvieron durante más de dos horas esposados contra el piso boca abajo y luego sentados, sin intervención judicial alguna y durante más de siete horas entre las 12.30 hs y las 19.40 horas dentro de un patrullero de la Policía de la Ciudad -y en total por más de 10 horas en el sitio del procedimiento- sufriendo tratos denigrantes e inhumanos, denotando un significativo odio racial hacia los mismos”.

Más allá del juicio que dará inicio esta semana hay una parte del expediente que sigue en instrucción delegada en el fiscal Leonel Gómez Barbella para que continúe con la investigación tendiente a dilucidar “la intervención de otros eventuales partícipes”.

Archivado en